Mundo de Rol

Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Clase Nº1: Introducción y relleno de la ficha.
por reokabelo Miér Jul 19, 2017 9:44 pm

» Un nuevo amanecer
por Mr.Death Mar Jun 27, 2017 6:30 pm

» He vuelto! (Aunque no se cuanto durará)
por Adamaris Dom Mayo 07, 2017 5:31 am

» Necesito decir esto
por Devi W. Blood Vie Mar 17, 2017 5:48 pm

» Edorian { ✰ } Wunderlich Stella✨
por Thama Dom Feb 12, 2017 6:57 pm




Mundo de Rol
Es una creación de Captain. Copiar la temática del foro o crear un foro idéntico a este, ya sea por diseño o contenido, se considera litigio o plagio.
Skin creada por Zorra para Mundo de Rol.

Agradecimientos especiales a Zorra y Capullito Z por la ayuda que nos ha brindado, a los creadores de los diferentes recursos utilizados para el diseño del foro. Especialmente a OurSourceCode por sus muy útiles tutoriales.

A LaufeysonSister por darnos permiso de utilizar su hermoso tablón de anuncios.

Ninguno de los personajes utilizados en el diseño nos pertenecen.

Nox Noir Nero "Cuachita" ©
Es un personaje ficticio creado, diseñado y dibujado por Captain. Cualquier similitud con otra criatura es mera conciencia. No copiar ni utilizar en cualquier otro lado que no sea Mundo de Rol.


AFILIADOS ÉLITE

AFILIADOS NORMALES
titulotitulotitulotitulotitulo

Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Perra el Miér Ago 06, 2014 9:30 pm



Comenzamos

30/07/2014 (19.30)
La niebla se había echado sobre la noche, silenciosa. Había aparecido paulatinamente, haciéndose cada vez más espesa, tumbándose suavemente sobre el suelo en el que se erigían los restos de aquel enorme edificio.

Una decena de chicos deambulaban por el interior de esa fábrica abandonada, donde antes habían hecho pucheros y otros aparatos de cocina. Era bastante irónico que una fábrica que hizo en el pasado objetos tan insignificantes, a día de hoy tuviera un aspecto tan lúgubre. Según contaban, hizo de escondrijo para los rebeldes tras la Guerra Civil Española, y cuando fueron encontrados por el ejército franquista, casi muriéndose de frío e inanición, los empalaron frente a esas mismas puertas. Desde entonces nadie la había usado.

El lugar guardaba una temperatura considerablemente baja para la época del año. Más de un escalofrío recorrió la espalda de nuestros imberbes exploradores, algunos arrepintiéndose ya de haber decidido ir. Pero tampoco podían irse ahora, no, ya habían cruzado el umbral de la puerta y cualquier impulso disidente sería un suicidio social y algo que les perseguiría toda la vida. Además, podía resultar una vivencia importante, algo que contar a sus nietos en un futuro.

Las pisadas de nuestros chicos retumbaban por toda la fábrica, y el eco devolvía sus pasos con una voz más profunda, más terrible. La fábrica estaba embotada por un fuerte olor a humedad y un hedor desconocido, pero que seguramente sería el tufo desprendido por cadáveres de ratas pudriéndose, acompañados de moscas devorando sus cuerpecillos infectados de enfermedades. Sonidos desconocidos provenían de algún lado, y todo rastro de naturaleza viviente parecía haberse esfumado: ya no se oían el piar de los pájaros, el agitar de las hojas, el cantar de las chicharras.

Además, todo estaba de lo más oscuro. Apenas podían distinguirse uno de los otros, puesto que prácticamente todas las ventanas estaban tapadas y, de todos modos, ni siquiera fuera hacía mucha luz. Alguien [Dania], afortunadamente, había sido lo suficientemente previsora como para llevar un par de linternas. Así que tras darle la linterna [Gabriel], ambos iluminaron el lugar, mientras que el resto de sus compañeros se congregaban a su alrededor, sin perder de vista la luz. Las máquinas, que antes sólo hacían pucheros, parecían tener como oculto motivo las más terribles torturas. Esos malditos cacharros de hacía ya casi un siglo tenían un aspecto de lo más tenebroso, oxidados y con varias capas de polvo. El lugar al completo estaba hasta arriba de polvo, de hecho.

Probablemente hubiera también toda clase de bichos, pero eso preferían no saberlo.

Era hora de explorar. Tampoco es que alguien tuviera claro que iban a hacer allí, de todos modos. Al final terminarían hasta las narices de ver polvo y máquinas viejas, y se largarían del lugar para tomar una cerveza y charlar o algo por el estilo. Sí, eso era lo que solía pasar en este tipo de situaciones.

Los chicos se adentraron más y más en ese gigantesco esqueleto de cemento. Los ruidos se hacían más altos y frecuentes, así como más sordos cada vez que avanzaban. El sitio era tan grande que les iba a costar lo suyo hallar el origen de esos golpes, que todos esperaban que no fuera más que una cañería estropeada.

*

Sobre la fábrica.
La fábrica consta de tres plantas y dos sótanos, además de una azotea. La azotea, sin embargo, está cerrada con llave y no podréis explorarla; no os esforcéis en tratar de abrir la cerradura. El piso en el que os encontráis es, obviamente, la planta baja: ahí no hay más que máquinas y cajas, además de los bichos, ratas y la basura que inunda todo el edificio. El primer piso son las oficinas, dónde os recuerdo que no hay ordenadores puesto que es una fábrica anterior a los años treinta. En la siguiente planta hay más oficinas, además de varias salas de reuniones y las escaleras que llevan a la azotea. La cobertura parece que funciona en la planta baja, aunque hay interferencias.

Hay más cosas que no especificaré aquí porque debéis encontradlas mediante vuestra búsqueda. Las escaleras al sótano están en la esquina de la planta baja, en el lado contrario de las escaleras que suben arriba. Para acceder a ellas –las que dan al sótano– hay que levantar una trampilla (no está cerrada con llave, pero en la oscuridad puede ser más complicada de ver).

Para avanzar en la historia debéis encontrar los orígenes de ese misterioso sonido que se extiende por todo el edificio. Puede que haya más de un sonido. De hecho, hay varios sonidos. Id explorando, yo reaccionaré cuando lleguéis al lugar. Y sino, pues ya haré que reaccionéis vosotros.

Si os separáis, iréis más rápido en la historia, pero también correréis más peligro. Es vuestra decisión ver qué hacer.

Andad con cuidado.
*
Personajes
Cherryflan – Natalia Vivas ♀
✩ Nanix01 – Carla Mora ♀
Perra – Gabriel Elías Ojeda ♂
✩ Naru – Antonio José Barrera ♂
Devlin – Mateo Luján ♂
✩ Zorra – Dania Cepparo ♀
Adeline – Danae Sofía Tarifa Ferrant ♀
✩ Bianchi – Vianey Días Leon ♀
Mr Galaxy – Manuel Flores Nina ♂
✩ Jack – Alexandra 'Alex' Gisbert Shaff ♀
Bobencio – Fausto Reyes Garcia ♂
✩ Penguin – Alejandro Reyes García ♂

Reglas, aclaraciones y demás.:

Deberéis, obviamente, contar con las [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] ya presentes dentro de Mundo de Rol.
→ De vez en cuando pondré que alguien hace algo, sin especificar quién. En ese caso, quien quiera podrá hacer que su personaje ocupe ese lugar; como por ejemplo ocurre con esa "otra persona" que menciono arriba. En el caso de que especifique quién, como con Dania, tendrá que escribir en consecuencia.
Las imágenes que acompañan a las descripciones son sólo una idea aproximada de cómo es lo que los personajes están observando. Si algo de lo que he escrito desmiente a la imagen, gana lo que está escrito.
→ Podéis pasearos todo lo que queráis por la planta baja, atrasando el comienzo de la "acción", pero una vez que subáis o bajéis un piso, deberéis esperar a que yo haga una rápida descripción del mismo (es decir, que podéis poner que X persona decidió bajar al sótano, siguiéndola después Y y Z, y después tendréis que esperar mi actualización). Esto es MUY importante.
Si alguien está inactivo sin haber avisado antes, quedará sancionado sin poder participar en adelante en el rol, ni en este ni en el resto de los capítulos; a no ser que me lo justifique.
→ Sigue en pie lo de que no podéis saber más de la fábrica además de lo que yo he dicho.
Si tenéis alguna duda, preguntadme.
→ Sólo podéis rolear una vez que vuestra ficha esté completa.
→ Tracy es rubia pero lo oculta


Última edición por Perra el Sáb Ago 30, 2014 3:13 pm, editado 5 veces
avatar
Perra
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 88
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 07/05/2014
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por bread.png el Sáb Ago 09, 2014 7:32 pm

#F86173
----------------------------------
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
{ Con: Sus mejores amigos, su crush y la fedora de Antonio. }
FÁBRICA ABANDONADA, PLANTA BAJA
Era divertido andar ahí evitando pisar las ratas que correteaban y sacudiendo de un manotazo asustado las arañas que decidían posarse sobre ella, ¡Sí! Dania se encontraba en su ambiente perfecto, incluso podía imaginar su futura e inminente boda con Manu desarrollándose ahí: luces enfocándolos y un hermoso vestido blanco, mientras él la sujetaba con esas masculinas manos y bailaban el vals de los novios mientras la miraba como si fuera la razón de su vida aaahh  ¡La fábrica era fenomenal!
Ahahahah.
Ojalá.
Ese lugar daba asco, su boda sería en una bonita playa de arena blanca ok.
Miró a sus compañeros a ver si estaban tan espantados como ella con las instalaciones, y tragando saliva incomoda, decidió romper el silencio— ¿Recordáis cuando estábamos en lo de Gabriel y la comida quedó terrible?  Y luego estabais todos borrachos, de nuevo por Gabriel,  y entonces…. ¿Quién vomitó en la fedora de Antonio? y estoy segura que uno de vosotros escupió bebida por la risa—Comentó feliz por el recuerdo: incluso cuando había sido un asco había resultado cómico luego, además bastaba una historia vieja o un chiste para que el ambiente del grupo se recuperara...pero  tampoco los culpaba: ese lugar daba escalofríos, y no era sólo porque debía estar como a treinta mil grados bajo cero —Hngg hace un frío aquí...

Siguió avanzando buscando con la mirada a Manu a ver si reía con la anécdota (Porque su sonrisa bastaba para iluminar toda una ciudad <3) y entonces mientras intentaba que sus hermosos ojos color agua la miraran, tropezó con una vieja cadena trastabillando—hOSTIA—De cara al piso. Se hincó de rodillas intentando recobrarse de la caída con una mueca sonrojada digna de quién ha perdido la dignidad, y entonces asumió por fin que estaba demasiado oscuro y necesitaban una fuente de luz, pero hmm ¿Quién podría haber sido tan precavido como para traer en su mochila algo con que iluminar? Sí, quién.  

Suspiró avergonzada fingiendo que nada había sucedido, y buscó en su mochila las linternas, dando con ellas en exactamente el bolsillo donde con cuidado las había dejado la noche anterior —Con esto bastará—Murmuró encendiendo la primera, y una vez de pie le entregó la otra a Gabriel, quién era el más cercano —¡Ten! Te seguimos—Le dijo con una sonrisa, asumiendo que su aire de líder los llevaría por el good end del juego.

Ehehehe un good end con Manu <3
Qué.
Cuando dejó por fin de divagar levantó la mirada iluminando con la linterna hasta el final del pasillo sin estar segura de qué podrían encontrar ahí, pero ciertamente algo la incomodaba —Uhm... ¿Escuchan eso?—Preguntó frunciendo el ceño ligeramente preocupada, intentando descifrar de donde provenía aquel golpeteo...




Someone who can’t see the opponent standing right in front of them
can’t defeat the opponent that lies beyond


avatar
bread.png
Tutor
Tutor

Femenino Mensajes : 210
Reputación : 66
Fecha de inscripción : 30/11/2013
Edad : 20
Humor : ✌✌✌✌✌✌✌✌✌✌✌

Ver perfil de usuario http://www.trayciclo.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por CherryFlan el Dom Ago 10, 2014 12:56 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
@ homoFábrica abandonada
w/ grupo de amigos homos, siguiendo a Dani

@ natilladekiwi escribió:ojalá la señal sea aceptable en esta fábrica

Presionó el botoncito celeste de "Tweet", y el mensaje del pajarillo azul salió volando, tardando un poco más de lo acostumbrado, pero llegando a su destino en las nubes de la Internet. Natalia suspiró algo aliviada al tener aún cobertura, aunque se había encargado de tuitear algo justo antes de poner un pie en aquel lugar por si no podía comunicarse con sus seguidores por el resto de la noche.

Y ya que se encargó de eso...~ podía prestarle más atención al lugar donde estaban. Claro que casi no se podía ver nada, volviéndose obvio que era de noche, y que no habría luz en un lugar abandonado. Aún podían guiarse por la luz que se colaba en la entrada, pero cuando Dani tropezó se decidió que hasta ahí nomás, que usarían las únicas linternas que la ahora pelirrosa trajo. ¡Preparada como siempre!

"¡Justo como la protagonista!" la elogió, tratando de disimular su fangirlismo. Ya había fangirleado antes cuando se reunieron ese día porque ¡¡guau, cabello todo rosado!! Le quedaba muy bien con sus lentillas rosas y su actitud de líder... Sep, el título de prota en su pequeña aventura en la fábrica era para Dani sin competencia alguna. Realmente le quedaba la imagen de protagonista de esos ánimes con grupos de chicas, esos de chicas mágicas... Y si se ponía el cabello en dos colitas... nnnO!! EL SUFFERING.
Ejem, bueno, ya le preguntaría por consejos para cuando se pinte el cabello color morado (el día de san blando).

Natalia prefirió seguir más de cerca por donde alumbraba Dani, porque de seguro que Gabo alumbraba a las partes más terribles a propósito, y no quería llevarse un susto tan pronto. O nunca.
A todo esto, ¿empezaba a refrescar un poco, no? Bueno, a enfriar más de lo normal en verano, pero el extra de grasa la mantenía un poco más abrigada que al resto. Sólo agradecía que no se estaba muriendo de calor en ese rato.

Al adentrarse cada vez más, se volvía casi insoportable el olor a encerrado y a cosas muertas y el polvo y los ruidos que se amplificaban por todo el lugar. Pero por sobre todos los ruidos del grupo de amigos se escuchaba, resonando en la fábrica, un ruido algo fuera de lugar; un ruido no natural como para atribuírlo a animalejos escurridizos.

"¿H-habrá alguien más aquí...?" habló, integrándose más con el grupo; andar sola o en el margen del grupo en ese tipo de situaciones no era lo mejor. Con lo más que se podrían encontrar es con algún borracho o drogado violento, pero para eso están los machos para que protejan al grupo. Pero si es como en las series y películas que ha visto entonces no pueden hacer nada más que... ¡¡tuitearlo!!

@ natilladekiwi escribió:omg hay ruidos raros es muy pronto para que suceda

Escribió, la mitad de atención en lo que escribía y la otra en lo que sucedía a su alrededor. Cuando se dio cuenta ya había envíado el mensaje y apenas susurrando un "Noo..." sintió que debía haber escrito más. Pues será para el otro tuit. Cuando se termine de enviar el primero. Uh.

Enviando, enviando, vamos, envíate...



Even if she "knew"
colors
[happiness]
, within the room ruled by
white
[Stella]
she has no way to draw them





los amo más que a mi vida:




avatar
CherryFlan
Codes Master
Codes Master

Femenino Mensajes : 179
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 01/01/2014
Edad : 25
Localización : en una piscina de flan~!
Humor : cereza

Ver perfil de usuario http://cherryflan.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Nanix01 el Dom Ago 10, 2014 2:55 pm

Spoiler:

Nombre y apellido:
Carla Mora

Edad:
16

Un poco de su pasado:
Desde el día en que nació, un bello pero congelado 2 de Febrero, ella permaneció en una gran departamento sumergido en una amplia y agetreada ciudad en compañía de sus padres y un hermano tres años mayor que ella llamado Tomás. Ya siendo pequeña se mostraba muy sociable, por lo que siempre estaba rodeado de amiguitos los cuales la invitaban a sus fiestas de cumpleaños, una vida de ensueño para la infante. La relación con su hermano era la típica, el la molestaba y ella lloraba, pero más allá de eso, su unión era muy fuerte, eran como uña y mugre (y actualmente es así).
A la edad de 12 años más o menos, su madre enfermó, no recuerda de qué, pero lo que si sabía es que el doctor de la familia de resetó: Aire limpio, vida sana y sonidos de la naturaleza. ¿Qué significó eso? ¡Ir a vivir a una zona bastante rural!. A la pequeña no le gustó para nada la idea, ¿pero quién era ella para cotradecir lo que sus padres ya daban por hecho?.
Comenzó una vida nueva junto con un nuevo colegio, allí al llegar casi a la secundaria ya comenzó a perfilar como una de las chicas más populares, ella estaba en boca de todos, bien o mal, pero a ella no le importaba. Sus notas no eran excelentes, ¿Para qué estudiar arduamente cuando tienes miles de amigos, popularidad y un encanto casi sobrenatural?; aquello no fue una buena idea ya que al día de hoy es un poco bruta por así decirlo, hay muchas cosas que desconoce y la muy cara dura por poco no se siente orgullosa de aquello.

Personalidad:
Alegre y optimista, ama hacer bromas sobre lo que sea, nada se lo toma en serio por lo que tener una charla profunda con ella es casi imposible, o al menos eso parece, talvez si se llegara a presentar la ocasión, eso se haga realidad (?). Se comporta como el payaso de la circo, no dudará en hacer lo que sea para que los demás se rían. Muy carismática y sociable, para ella no es un problema el conocer gente nueva y hacerlo sus amigos.
Por otra parte, bajo esa personalidad chispeante y vivaz, si llegan a molestarla o lanzarle algún comentario ofensivo hacia su persona, inmediatamente saca a relucir su "lengua viperina" y mirada filosa, no le supone ningún problema encararte y ponerte en tu lugar así sea con insultos o amenazas. No lleva el conflicto a un nivel como para pelear físicamente, sus uñas podrían arruinarse y el color rojo no le sienta tan bien como a ella le gustaría (?).
No es una chica muy valiente, usualmente deja que los demás tomen la iniciativa a la hora de explorar o hacer cosas fuera de lo que podría llamarse cotidiano. Pero tampoco es una damisela que chilla ante cualquier minima cosita, mientras le sea posible, mantendrá la calma; pero si llegara a perderla, prepárate para un gran mar de lágrimas.

Por qué han decidido ir a la fábrica:
¿Por qué no ir?, ¡Sería perfecto!, tendría más hazañas que contar y podría bromar sobre las cosas que vieron en la escuela. Además, estaban sus amigos, nada mejor podía pasar.

Relaciones con el resto de personajes
~Dania Cepparo: Compañeras de estudio, como Carla es una bruta que no hace nada suele pedirle ayuda a Dania (aunque a veces esta se comporte como una madre). Se lleva bastante bien con ella, sobre todo por el hecho de que ambas comparten aquel hermoso gusto por los perfumes de hombre.

~Manuel Flores Nina: Estuvieron saliendo durante bastante tiempo, pero la relación no iba como lo esperaban por lo que ambos decidieron cortar por lo sano. Aún así, siguen siendo muy buenos amigos y Carla lo considera como a una de esas personas a las que puede confiarle de todo. Aún le tiene ganas, pero ya es hora de que vaya olvidandose de eso.

Apariencia física:
Es una muchacha de mediana estatura (1.60 m) y delgada con curvas suavizadas.
Su tez es blanca y no presenta ninguna imperfección, está está muy bien cuidada y emplea mucho tiempo para que luzca limpia y suave.
La facciones de su rostro son bien femeninas, con nariz recta y pequeña, mejillas ligeramente gorditas para poder pellizcarlas (?), labios finos y ojos grandes cubiertos por unas largas pestañas curvas. Siempre va maquillada de manera sutil a todas partes, brillo labial y rimel jamás faltaran para complementar su apariencia.
Sus ojos son de color café y su cabello de un tono similar, llegando un poco más al castaño. Este siempre lo lleva recogido en un par de colitas altas a ambos lados de su cabeza, los mechones caen de manera ondulada y graciosa sobre pasando un poco sus hombros. Si en algún momento llegase a llevar su cabello suelto, se vería que llega hasta la mitad de su espalda.
Su manera de vestir es sencilla pero con colores alegres y llamativos. Algo que utiliza siempre son un par de anteojos.
Carla 1
Carla 2
Carla 3
Carla 4

Gustos:
-Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
-Perfumes caros de hombre.
-Hamburguesas de Mc donalds (a pesar de que eso signifique lastimosamente romper con su preciada dieta)
-Maquillaje, perfume, pintarse las uñas, etc. Es la chica popular, tiene que cuidar su imágen (?).
-Las películas románticas.

Disgustos:
-No le gusta para nada el lugar dónde vive, desea de manera casi desesperada volver a la ciudad.
-Insultarla o insultar a un ser querido es lo peor que puedes hacerle.
-Estudiar.
-La comida picante.
-Sueteres con lana que hace picar (?)
-Estudiar.
-Leer, a menos que sean revistas.

Extras:
-Su visión no es muy buena por lo que usa anteojos.
-Ella se considera heterosexual, pero... no puede evitar sentir cierta curiosidad al saber, por ejemplo, cómo se siente besar a una chica y cosas así (?).
-Por si se lo preguntan, ella no es virgen.
-Sigue una rigurosa dieta ya que tiene pánico de subir siquiera un solo y mísero kilogramo.
-Sueña con trabajar en la televisión algún día.

Color:
#f5a871

/Fábrica abandonada/
~Caminando al lado de Manu (huehue) / Caminando al lado de Dania y Natalia~

La niebla se mostraba sigilosa pero acechante aquella noche en la que decidimos todos ir a aquella fábrica abandonada gracias al insistente de Gabriel. Dentro de la edificación todo era oscuro y de cierta manera tenebroso, más que nada por aquel rumor que se pasaba de boca en boca por los pueblerinos. *Empalado frente a la puerta del lugar... que lindo...* pensé con ironía mientras sobaba un poco mis manos contra mis brazos para calentarlos un poco; al parecer el lugar no respetaba el clima, ya que dentro hacía mucha menos temperatura que afuera.

Ya estaba arrepintiendome de haber entrado a este feo lugar, no tanto por el hecho de que estaba oscuro y frio, sinó por el olor... ¡Dios mio!, parecía que algo se había muerto aquí dentro, eso en conjunto con el olor a humedad hacía que me dieran nauseas de a ratos. Me dediqué a caminar cerca de Manu, me sentía segura a su lado, además de que si en algún momento yo llegara a necesitar algo, sabía que podía pedírselo sin tapujos (?). Por otro lado también estaba Dania, ohh si... la muchacha que apenas llegó al lugar nos mostró de manera sorpresiva su nuevo look, ¡Cabello rosa!, era extraño, pero... le quedaba sumamente bien y sensual. En fin, ella caminaba más adelante, por lo que daba paja la vida acelerar el paso para alcanzarla; mejor me quedaba al lado del musculoso y sexy de mi amigo.

-¿Recordáis cuando estábamos en lo de Gabriel y la comida quedó terrible?  Y luego estabais todos borrachos, de nuevo por Gabriel,  y entonces…. ¿Quién vomitó en la fedora de Antonio? y estoy segura que uno de vosotros escupió bebida por la risa— comentó Dania para romper el silencio a lo que reí sonoramente al recordar los hechos, oh dios, esa noche había sido un desmadre. -¡Seee jajajaja!, yo fui la que escupió todo sobre la mesa de madera (?). No se quién pero alguién había gritado mientras reía que se estaba haciendo pipí- volví a reir aunque esta vez de manera un poco más baja.

De un momento a otro Dani cayó de cara al suelo dandose la hostia más grande del mundo, no pude evitarlo y me reí en su cara, la quería, y mucho, pero yo era de esas personas que se reían por todo. Como buena y previsora mamá pato que era, sacó un par de linternas, le dió una a Gabriel y la otra se la quedó ella para así alumbrar un poco el camino. Decidí separarme de Manu para caminar cerca de Dania esta vez, a su lado iba Natalia, aquella chica simpática y un poco rellenita, tenía unos gustos un tanto peculiares, no sabía mucho de ella... pero lo que si recordaba es que una vez la había visto jugando con su psp a algo homosexual (?).

Los lugares que eran iluminados por la linterna se mostraban horribles, llenos de polvo y hasta perían máquinas de tortura medieval antes que algo para hacer objetos de cocina. Probablemente hasta hubieran toneladas de arañas por todos los recovecos y.... uuggh... mejor no pensar en eso. En fin, fuera de eso todo parecía... normal, era solo una aburrida fábrica con objetos viejos y un sonido que en cualquier momento iba a volverme loca. ¿Una tubería suelta movida por el viento tal vez?, habían más sonidos en el lugar, nuestros pasos, crujidos, etc... pero el más notorio eran aquellos golpeteos.
avatar
Nanix01
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 713
Reputación : 79
Fecha de inscripción : 12/01/2012
Edad : 22
Localización : Detrás de ti ;D

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por L U C H O el Lun Ago 11, 2014 12:59 am

{Mánu} {#71d2a7} 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
— Fabrica abandonada | Planta baja  
Entre amigos, aunque trata de quitarle su linterna a Gabriel
- - - - - - -
. . . — Fue una gran sorpresa para Manuel encontrarse con el nuevo color de cabello de Dania. Sabia que se había puesto de moda aquello de usar colores mas fantasiosos en el cabello y en el pueblo pocas eran las chicas que habían decidido dar un paso hacia el mundo de este tipo de tintes. El cambio drástico que la chica se había dado era... realmente difícil de asimilar, aunque no le quedaba del todo mal... sencillamente era raro de observar y ya.

Dani era el centro de las miradas aquel día, pero esto cambiaría tan pronto emprendieran marcha hacia la fabrica.

En esos instantes Manuel estaba caminando junto a su grupo de colegas de toda la vida en medio de una fabrica abandonada, llena de rumores tontos que un importante miembro creyó seria divertidos vivir.El lugar daba... asco, la falta de higiene era notable y el hecho de que el polvo que estuviesen levantando o aspirando estuviese ahí acumulado hace quien sabe cuantos años no hacia la experiencia mas amena; por ahora la emoción de la aventura mantenía a todos caminando allí dentro. Porque a fin de cuentas... y a pesar de querer negarse... todos habían accedido a estar presentes.

Vaya oscuridad... — Murmuro poco antes de que Dania avivara el ambiente, reviviendo los bonitos recuerdos de la noche de... ¿de tacos? en casa de Gabriel, a lo que Carla también añadía su versión de la historia, Manuel esbozo una sonrisilla con el tonto recuerdo... obviamente no iba a mencionar que el desafortunado ebrio destruye fedoras había sido él, fue una de las tantas veces en las que sigue el juego de Gabriel con la bebida y bueno... al menos la fedora de Antonio solo necesito una lavada y había quedado como nueva. Llevo una mano a su cabeza para peinarse un poco y se prometió mentalmente nunca, nunca mas dejar que fuese Gabriel el que buscase las cervezas. Menudas vergüenzas tenia que pasar.

Podría considerar como una vil broma que en aquella fabrica la temperatura se burlara de la época del año, eso tan solo se aseguraba de crear un ambiente mas tétrico e incomodo para la expedición y no era tan gracioso cuando salias "algo fresco" porque aun así de noche podría pegar algo de calor y así disfrutarías mas de la brisa que aquí dentro podría mantener el pollo del refri en perfecto estado. —hOSTIA— El repentino chillido de Dania hizo que Manuel se exaltara, busco con la mirada el cabello rosado en la oscuridad para intentar ayudar a la muchacha que parecía haber tropezado pero ya era demasiado tarde ella misma fue lo suficientemente independiente para hacerlo y ademas proveyó al grupo de dos linternas, dos fuentes de iluminación que estarían en manos de ambos lideres: la responsable y... bueno, el que usualmente hacia de líder en las aventuras mas retorcidas que habían podido vivir, osea gabito.

Por instinto y un buen impulso de idiotez decidió acercarse a Gabriel —  Venga macho ¿no crees que la linterna estaría mas segura en mis manos? — Dania tenia que haber enloquecido si creyó que era buena idea confiarle al señorito la iluminación, era cuestión de tiempo para que fingiera que las baterías fallaban y lo usara de excusa para empezar a meter terror.

Aunque no era necesaria la intervención de Gabito para que el ambiente se pusiese mas tenso, ya que sorpresa el lugar estaba abandonado pero aun así había algo dentro que no dejaba al silencio reinar con la paz que necesitaba — Creo que... puedo escuchar algo... y esta vez no parece ser Gabriel. — solo por seguridad llevo la mirada sobre el castaño para asegurarse de que verdaderamente no fuese él, clavandole la mirada podría hacerle confesar mientras sacaba su móvil apagando los efectos de sonido... pero ni siquiera podía echarsele la culpa... después de todo el sonido se oía a la lejanía — He pisado por lo menos tres cajas y tuve que limpiarme la suela de mis vans contra una de ellas... — Su voz sonaba ya cansada a pesar de que recién habían comenzado la exploración — Propongo que dejemos esto acá, acabaremos enfermos. Si regresamos podríamos pillar alguna pizzeria abierta, o irnos de tapas. — Agrego parándose frente a una puerta que... aun parecía conservar un cartelito dañado por el tiempo.

Igualmente no se digno a leerlo porque Gabriel aun tenia la linterna y no pretendía pasar un segundo mas dentro de aquel desperdicio de espacio al que llamaban fabrica. Con unas instalaciones así se podría crear alguna nueva empresa que pudiese proveer de empleo... la situación ya esta bastante difícil como para que lugares como este siguieran inutilizados...
avatar
L U C H O
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 592
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 22/01/2012
Edad : 21
Humor : poto

Ver perfil de usuario http://mr-vaporwave.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Bobencio el Vie Ago 15, 2014 3:36 pm


Ξ Fuera de la fabrica || Al aire libre. Ξ
{ Con: Completamente solo por raro. }
- - - - -

Fausto se encontraba fuera de la fabrica por unos miseros metros ya que se preparaba completamente para su objetivo ¡Obtener grabaciones de las voces espirituales que podían haber! Si era verdad lo que los rumores del pueblo decían se iba a poner completamente contento, saltando de la felicidad grotesca que un muerto haya hablado solo para el pero, claro, que se iba a sentir especial simplemente por poder entrar a ese lugar de noche.

Enfrentando los furiosos espíritus de algo, no sabe: ¿Una dama asesinada? ¿Un hombre bélgico sin cabeza, decapitado? ¿algo interesante que este muerto? Ah, pero la verdad es que Fausto simplemente se llenaba la mente de fantasías sin fin sobre las posibilidades que había allí pero en general no esperaba cosas malas y de hecho esperaba hasta quizás espíritus compasivos de alguna forma u otra, pero no lo pensaba, el chico solamente vivía su fantasía usual de todos los días porque le gustaba soñar con que la vida normal que siempre tenia, las cosa que hacia se convertirían algo nuevo, interesante. Hasta quizás algún día podría salir del pueblito ese e irse a la gran ciudad. Oh, sí, Fausto soñaba en grande. Aunque el chico en general quería permanecer tiempo allí porque ese día no haría mucho mas que disfrutar la vida en la noche con una linterna mientras ponía grabadoras y hablaba solo como si fuera un real loco. Fausto sonrió para si mismo mientras estaba sentado en el pasto mirando al cielo estrellado con una sonrisa. — Esa es... La... Constelación de Virgo ¿no? Sera mas como... De Vergas. — Fausto rió para si mismo como un imbécil al final de sus palabras. — Pan de pipas. — Dejo nuevamente una risa salir de sus labios mientras tapaba su boca y finalmente se paraba. Se estiro y quito el pasto que tenia su ropa. Realmente Fausto era un imbécil que se ponía a decir sin palabras con sentido alguno en medio de una noche estrellada y hermosa. — ¿Crees que deba ponerlo en algún lugar? ¿Por su me pasa algo? ¿Debería, cierto? No hay que ser completamente confiado con todo. Me podría ir mal en algún punto después de todo ¿qué opinas? — Poso sus manos en los costados de su cadera mientras daba un largo suspiro disfrutando del aire helado que el ambiente tenia. — Sí, pienso lo mismo ¡Tenemos buenas ideas juntos! — Fausto sonrió, movió su mano derecha dentro del bolsillo de su pantalón sacando su celular.

@SecretosDeFurbys: ¡Hoy señores me internare en la fabrica de mi pueblo! Espero no morir aquí dentro o que algo pase. Si no actualizo en días es que morí.

Agarro su cabeza con una sonrisa de emoción, dio unos cuantos saltos y guardo su celular nuevamente mirando alrededor. Sobre su muerte era una broma, realmente sus cosas de Twitter usualmente eran estúpidas. Tomo su bolso, una linterna y se aventuro dentro de la fábrica mientras silbaba.

Los ecos recorrían el lugar mientras el chico pelinegro tenia cuidado con pisar algo sucio, un hoyo o que algo se le cayera encima en un ataque de mala suerte. — Hay sonidos ¿quién esta aquí? ¿Quién? ¿Solo tu y yo? ¿Pero quién es yo? ¿Yo es quién? — Pero aunque no rebosaba de una salud mental visible era una persona sana. Extraña pero sana. Usualmente gustaba hablar consigo mismo dándole igual si había gente alrededor, en general Fausto era la cosa más extraña que podías conocer. Pisaba con cuidado de no hacer sonido alguno, que solamente sus silbidos y pequeños murmullos de putas espíritus como él creía adornasen el lugar. Simplemente sonreía hasta que pensó en jugar algo mientra estaba allí ¡estar a oscuras y guiarse solo! Apago la linterna y arrimo el bolso que tenia más a su hombro.

¡Adventure! ¡Letz go!
avatar
Bobencio
Roler
Roler

Mensajes : 33
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Penguin el Sáb Ago 16, 2014 10:42 pm


- Fábrica abandonada || Con la homopandilla. -


Debía admitir que el tono de cabello nuevo de Dania le tomó por sorpresa. De hecho, fue demasiado sorprendente para su nerd corazón, el cual casi sale solo por su boca a llamar al 911 y reportar que la linda presidenta de la clase había perdido la cordura. Pero no, todo iba bastante bien, y ella parecía cuerda y solo quiso experimentar con su pelo, si. Como fuera, mejor no perder tiempo y adentrarse de una en la fábrica donde lo primero que hicieron todos fue hablar de los lindos recuerdos del pasado como para distraer a la mente de donde carajos se encontraban. Buena técnica para no pensar en cosas aterradoras, pero no es que el creyera que algo malo les iba a suceder. Solo estaba ahí para estar al tanto de Dania y Manuel principalmente, pero nada más que eso.

-Aún no supero el que uno de ustedes comenzó a gemir como si estuviera teniendo sexo. -Dijo mientras recordaba ese perturbador momento en que entre cerveza y cerveza comenzó a escuchar unos gemidos bastante fingidos pero gemidos, provocando que más de uno se reventara de risa, en especial por quien era la persona que estaba gimiendo así. Pero en fin, tampoco es que le guste recordar los momentos en que el mismo toma. De seguro con un poco más de bebida hubiera terminado por meterse con Manuel en un cuarto. Oh no, eso hubiera sido terrible. Pero es hora de concentrarse en la fábrica abandonada con sus malditos ruidos extraños. O concentrarse en la tremenda hostia que se había pegado la linda protagonista de la historia, que como buena prota, ahora mostraba su ingenio con sus linternas. Admirable por supuesto la astucia presentada al decidir llevar linternas por si misma, mientras que él mismo no llevaba nada en absoluto consigo. Solo un encendedor en el bolsillo y sus cigarros por si se le antojaba un cigarrito. 

-¿Pero qué... ? -Mientras todos estaban concentrados en la belleza de Manu, la cual también el apreciaba más que bastante, pudo escuchar unos ruidos extraños. Extraños ruidos que al parecer el objeto de su amor secreto igual escuchó e intentaba huir discretamente pensando en pizza. Apreciaba la oferta pero había que declinar, más porque distinguia levemente el sonido de la voz de alguien bastante familiar. MUY familiar, y con lo cual no podía seguir adelante sabiendo que estaba por ahí hablando solito. Su querido hermano menor. Adoptado, bueno, más bien Alejandro era el adoptado, pero se entendía el punto.

-Iré a revisar, ya regreso. -Dijo más que nada a Dania por la "líder del grupo" y homopandilla, antes de comenzar a caminar en dirección de donde escuchaba los ruidos, en concretamente la vocesita tan familiar de Fausto a lo lejos. O mejor dicho no tan lejos. Hasta que vio no mucho después de caminar por la planta baja de la fábrica la luz de una linterna que le cegó unos momentos, antes de apreciar como la luz se iba por completo. Así que ahí estaba, tan cerca como para poder arrastrarlo con todos los demás aunque no quisiera para poder cuidarlo de cerca.

-FAUSTO. -Alzó la voz con una clara molestía reflejada en esta, como si estuviera harto por la idea de tener que cuidar a su hermano. Aunque claro que no lo estaba... solo poquitito.
avatar
Penguin
Roler
Roler

Masculino Mensajes : 9
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 23
Localización : Donde los pingüinos vuelan.
Humor : Tan negro que me robo la tele.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Bobencio el Dom Ago 17, 2014 2:01 am


Ξ Dentro de la fabrica || Planta baja. Ξ
{ Con: Onii-chan, kya. }
- - - - -

Realmente para Fausto estar allí no significaba gran reto puesto que en el pasado ya había visitado lugares oscuros, raritos, de esos que los tipos raros debían visitar (? pero fuera de ese punto no le importaba estar mucho en la fabrica simplemente quería estar en armonía con los espíritus y quizás conseguir algo interesante como una buena grabación de voces ¡Tal vez hasta si se tomaba selfies podía tener animas a los lados! Todo ese lugar parecía una caza del tesoro paranormal, lo malo, es que no tenias amigos que compartieran ese gusto extraño tuyo ¿por qué? Porque al parecer la gente le tiene miedo al asunto de la muerte aunque no sea la suya o solamente no le atraía totalmente la idea de saber sobre otras vidas pero realmente a Fausto no le interesaba demasiado estar solo en lo que refería su extraña obsesión y de hecho muchas veces se ha escapado de casa a las doce de la noche para irse a otro lugar y explorar. Usualmente estos viajes eran en verdad desventuras porque salia herido ya que siempre se caía, cortaba con algo o simplemente se golpeaba con algo en medio de la oscuridad pero él no le tenia miedo a ese espacio ¡de hecho le parecía emocionante! Algo completamente que tenia que saber explorar hasta el fondo.

Mientras caminaba se tropezó variadas veces con diferentes cajas, escuchaba chirridos y leves sonidos que hacían eco por todo el lugar. Sonrió para si mismo pero fue cuidadoso, tocando cada superficie que se encontraba con suavidad por si había algo peligroso por allí que lo hiciera caer o si se podría golpear con algo.

Iba por el camino que pensaba que era mejor o el más sensato, osea: El lugar donde no hay muchas cajas u arañas porque ewwwie. Eras un tipo algo extraño y creppy, sí, lo aceptas con una naturalidad bastante sincera pero eso no significaba que no te podía dar un poco de asco algunos bichos... pero las arañas no eran tan malas si piensas en lo lindas que se ven con sus ocho ojos mirándote con esos lindos colmillitos y peludas patitas y, ay. Es una relación extraña, ok. Pero mientras iba en sus pensamientos, Fausto delato unos pasos a la distancia por lo que se detuvo derrepente para no advertir su presencia pero

¡Congratulations, Shinji!
Esperen, nos equivocamos de anime.
Escucho su nombre, un tono de voz algo molesto. Fausto simplemente alzó una ceja en duda, hasta quizás algo triste que alguien supiera que estaba allí y le siguió. Alumbró el suelo con su linterna y luego fue a alumbrar el piso donde estaba la presencia o el ente. Pero era su hermoso, precioso, ser que le hacia vivir y apreciado hermano. Puso una suave sonrisa en sus labios mientras se le acercaba. — Hermano. <3 — Abrió sus brazos y con la linterna en mano lo abrazo, luego, se cargo en su pecho. — ¿Eras tu el que hacia los sonidos extraños? Me emocionaste, pensaba que era algo como espíritus.... no sé... Pero te sigo amando, no te preocupes. — Lo decía de manera suave y sincera. Hasta parecía un niño pequeño pero para mierda es tu hermano que chucha estas haciendo esto es pecado capital mientras alzaba la vista solo para mirarlo mientras se le pegaba. — ¿Pero por qué estas aquí? ¿Me estabas siguiendo? ¿O estas con alguien?  — Que no este con Manuel, que no este con Manuel, que no este con MANUEL, MALDICIÓN. — Si es lo último no quiero ir contigo.  — Mas porque no quería ver a sus amiguitos.
avatar
Bobencio
Roler
Roler

Mensajes : 33
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Jack Frost el Dom Ago 17, 2014 11:05 pm

{color=#e51a4c - crimson}
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

『Casa de Matt』 - 『Fábrica』
Con: Mateo Luján

Bajó las escaleras deslizándose a gran velocidad por el barandal, dio un salto y corrió hasta el comedor donde cogió un trozo de tarta de manzana –el que no tardó en entrar en su boca– y un par de panquesitos de fresa los que empacó en una pequeña bolsa de tela de un color blanquecino.
— Mándale mis saludos a Mattie — Exigió su madre, Anastasia, sentada sobre un tapete mientras hacía yoga junto a su padre quién no tardó en agregar aquella frase que lo hacía tan diferente de los otros padres, ¡tan preocupado el hombre por el bienestar su hija menor! — ¿Lleváis condones? — Alex tragó como pudo el trozo de tarta antes de responder tomando uno extra para el camino.
— Cogí unos prestados del cajón de vuestro cuarto, no sabía que teníais de colores — Comentó encogiéndose de hombros, antes de salir dando un golpe con la puerta. Cogió su skate, lo lanzó con impulso y comenzando a correr se montó en él. Era su medio de transporte preferido aunque debía admitir que el automóvil de su amigo era algo de otro mundo. Esta vez, de regreso de la dichosa expedición a aquella fábrica lo conduciría aun en contra de la voluntad del muchacho, aunque quizás no habría necesidad de forzarlo.
Se deslizó por el asfalto hasta llegar a la casa de su adorado compañero de juegos. Dejó su skate en la entrada de la casa y se fue a la parte posterior de ésta donde había un gran árbol frutal. Lo escaló como lo hacía siempre que quería darle un susto al pelinegro, caminó  agachada haciendo equilibrio cautelosamente por una gruesa rama que daba cerca de la ventana del cuarto del ya mencionado. Sonrió mientras abría la ventana notando que sobre la cama estaba al parecer dormitando, Mateo: su amigo incondicional, adoraba al joven que con tan solo verlo, su rostro se iluminaba.  Su sonrisa se amplió en el momento en el que entró en la habitación y se lanzó sobre el incauto muchacho.
— Levanta ya, Teo — Soltó alegremente sin quitarse de encima — Ya es hora — Agregó al tiempo que se erguía ligeramente para quitarse la bolsita de tela, que tenía amarrada a la muñeca, en la que traía los bocadillos — Anestesia los preparó y… mi viejo me dio esto — Del bolsillo de su pantalón extrajo una pequeña bolsita cuadrada con algo de color azul en su interior. Lo paseo sobre sus labios sin quitarle la mirada de encima al muchacho — Nos divertiremos un buen en la fábrica… o aquí… — Se incorporó lentamente sosteniendo el paquetito con su boca. Se sentó al borde de la cama por solo unos instantes contemplando su calzado. Se levantó, lanzó el paquetito a la cama y caminó por el cuarto del chico escrutando los rincones dando pequeños giros.
— ¡Venga! ¡vamos! — se acercó a la ventana con intención de salir por aquel lugar pero se detuvo, pues sintió unos ojos puestos en ella. Tragó saliva antes de voltear y caminar en dirección a la puerta.

***

Una vez ya fuera de la casa cogió a Mateo de la mano comenzando a correr, tenían que llegar pronto, pues ella… ella estaba muy emocionada y no esta demás decir que su ansiedad por escudriñar y recorrer el edificio abandonado al que se dirigían iba en aumento mientras más se acercaban. Sus pies golpeaban fuertemente el hormigón con cada paso que daban. Podía sentir una pequeña brisa gracias a eso, lo que aliviaba en parte el calor que comenzaba a agobiarla debido a la carrera y al clima.

***

Una vez frente a la puerta de la fábrica soltó al moreno estirando sus brazos hacia el cielo. Le dirigió una morada y entró junto a él al oscuro y lúgubre lugar. Dio un par de pasos dejando que el eco de los mismos revotara en las paredes y maquinas oxidadas que ahora los cobijaban. Tragó grueso sin decir nada esperando encontrar a los demás chicos y por supuesto al organizador. Hacía frío, lo que ni le mostró en un principio pero que luego le hizo acercarse un poco al chico que caminaba junto a ella.

Por más que quisiera no podía ver nada, no era un gato ni tenía algo que le permitiera ver en la oscuridad y pues gracias a su apuro había olvidado llevar una linterna con ella, lo único que podía servirle en ese momento era la escasa luz de la pantalla de su móvil.

— ¡Jó! Tendremos que usar mi móvil — Susurró sacándolo haciendo sonar el llaverito que llevaba colgado del aparato. Presionó el botón al costado de su teléfono para que la luz de la pantalla se encendiera. No era mucho lo que les permitía ver, pero algo era algo ¿no?. Suspiró e iluminó el rostro de Mateo.

— Matt ¿oyes eso? — musitó refiriéndose a aquel extraño golpeteo que podía oírse, intentó descifrar la procedencia y el origen de éste, pero debido al tamaño del edificio era algo que desde donde se encontraban parecía imposible.

El olor a humedad que en un principio azoró el olfato de Alex poco a poco se disipaba, probablemente por aquella función del cerebro que permite bloquear olores molestos, lo que comúnmente se llama acostumbrarse o ambientarse al olor, aunque de vez en cuando no podía evitar cubrir debido a la sensibilidad olfativa que la caracterizaba. — ¡COOOOOOL!~ — Continuó susurrando, porque… pues porque sentía que así se podía oír mejor ya que si levantaba más la voz de seguro el eco opacaría cualquier palabra que saliese de su boca.



Ilu so much, boku no Rin
Spoiler:
avatar
Jack Frost
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 411
Reputación : 56
Fecha de inscripción : 12/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Perra el Miér Ago 20, 2014 7:27 am


ACTUALIZACIÓN

Repentinamente, el replicar que antes sólo era un sonido opaco y ridículo se hace más fuerte. Casi parece ser las lacrimosas súplicas de alguien. Sin embargo, sigue siendo tan distante que apenas se escucha en la planta baja, donde el grupo de amigos que se ha reunido allí esa noche comienza a tomar confianza en ese terreno desconocido.

Hay dos chicos, no obstante, que se mantienen más apartados del grupo, más adentrados en el edificio. Y mientras que uno de ellos suspira exasperado, el otro ha captado parte de ese llanto. [Fausto] sabe lo que ha oído, y casi da un salto de alegría al oír eso: obviamente, ahí hay espíritus, o demonios, o algo. Fausto en seguida alerta a su hermano, instándole a subir con él (puesto que está bastante seguro de que el sonido proviene de arriba) y dejar al grupo de amigos detrás –realmente no quiere que esté con Mateo–  [Alejandro], algo escéptico porque él no ha oído nada, lo mira extrañado.

Ahora, elige.
Alejandro:
Acompañar a Fausto sin avisar a nadie.
Tratar de disuadir a Fausto en su idea de subir o con él o solo, decirle que se una al grupo.
Ignorar a tu hermano, obviamente tan ido de la olla como siempre, y regresar con tus amigos.
Fausto:
Dependiendo de qué elija Alejandro, reaccionará a consecuencia.
Grupo:
Seguid curioseando, hasta que Fausto o Alejandro o alguien vaya y os diga de ir o no ir arriba o abajo. Recomendaría que hagáis acto de presencia en el rol antes de que empiece la acción.
avatar
Perra
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 88
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 07/05/2014
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Devlin el Vie Ago 22, 2014 4:30 pm




But no one else heard the weight of your words
Or felt the effect that they have on my mind

HabitaciónFábrica
on: Alex Gisbert


Mateo yacía en su cama tomando una siesta tras haberse preparado para la muy riesgosa reunión. El sueño que experimentaba no era de esos que recuerdas una vez que estas despierto, si no que, debía esforzarse por traerlos a la memoria, probablemente pudiendo evocar a la conciencia aquella pesadilla en la fábrica. Si, y temerle al mismo tiempo tan bien.

Estando a punto de levantarse exaltado, el ojiazul fue víctima del usual ataque de Alex, la persona responsable de que se encontrara viviendo en ese sitio, además de ser la más importante en su vida, también.

Levanta ya, Teo — Sus ojos se abrieron luego de haber sido asustado por la chica e inspeccionaron cada centímetro que estaba a su alcance. Hubiera sido común si reaccionara de mala manera, quitándosela de encima y reclamándole por lo que acababa de hacer. Pero se trataba de Alex, la única por la quien le dejaría pasar estas situaciones.

Ya es hora — Después de enderezarse ligeramente, desenredó un saquito de tela que tenía anudado a la muñeca — Anestesia los preparó y... mi viejo me dio esto — Debía de admitir que no esperaba ver lo que Alex traía en su mano y movía alrededor de sus labios. La proximidad de ella hacía que el latido de su corazón se acelerase y el mismo amenazara con salirse de su pecho — Nos divertiremos un buen en la fábrica... o aquí... — Los nervios recorrieron su anatomía cuando esas palabras fueron pronunciadas, dejando volar su imaginación y hacer que bajara la cabeza en un intento de que ella no viera que pasó por su mente, además del leve sonrojo que se esparció por sus mejillas.

Para su fortuna, la chica se incorporó con lentitud, sujetando ahora el preservativo con su boca, y se sentó en la esquina de la colcha para observar sus pies. Mateo no se dio cuenta en el instante en que su mirada regreso a ella, solo fue consciente de que lanzó el paquete a la frazada y se dispuso a examinar su habitación, girando como toda una niña pequeña. ¿En qué estaba pensando…?

¡Venga! ¡Vamos! — Se alarmó en cuanto vio que saldría por la ventana y antes de poder decir algo, ella cambió su destino a la puerta y Mateo suspiró de alivio por eso.

Había escogido no más que unos vaqueros marrón colonial, unos guantes negros de cuero negro y una camiseta del mismo color que retrataba las palabras: Psychologist n. [siko-log-ist] An organism that analyzes other organisms for being organisms, acompañada de una chaqueta diesel un poco más clara que la primera prenda mencionada. Por supuesto, todo esto se lo había colocado antes de quedarse dormido, por lo que cuando Alex tomó su mano y lo arrastro con el a una considerable distancia de su auto, cayó en cuenta de que irían a pie y, como pudo, se las ingenió para pedirle un favor a su vecino por mensaje de texto para que se lo trajera.

Le echó un vistazo a Alex, viendo aquel entusiasmo en su expresión, el cual debía admitir que, en parte, se alegraba de divisar. Pero no era como si eso hiciese que no estuviera angustiado, de hecho, estaba preocupado por lo que en la susodicha fábrica pudiese ocurrir. Y, cuando se dio cuenta de que sería el único que tendría dieciocho años allí, un mal presentimiento lo recorrió de pies a cabeza al hacerse la idea de que si algo malo sucedía, el sería el encargado de todo el grupo delante de los ojos de las autoridades. Muy tarde para darme cuenta.



Habiéndose encontrado enfrente del lugar de tan deplorable aspecto, la castaña alzó sus brazos al cielo y el giró los ojos al recordar al responsable de que todos estuviesen aquí, el de tan magnífica idea.

El cielo se encontraba más oscuro que de costumbre y una espesa niebla rodeaba la factoría, haciendo parecer la zona más confortable de lo que ya era. Como si eso llegase a pasar.

En el mismo instante de que Alex desapareció de su vista, sus músculos se tensaron y un desespero inmediato fue lo único que su mente podía procesar antes de ver como ella se encaminaba felizmente hacia la entrada, dejándolo atrás. Apuró el paso y la alcanzó, estando algo acalorado y cansado por el viaje.

Justo cuando dio el primer paso, el helado ambiente fue lo que causó el tenue escalofrío en su anatomía. Inspeccionó como pudo, ya que a duras penas podía visualizar a su amiga y ver formas cuadradas a la distancia junto a lo que parecían ser máquinas oxidadas y desgastadas. Se tocó el puente de la nariz en un acto impaciente, dándose cuenta que estaban sin iluminación en un lugar oscuro y desconocido. Sintió un cuerpo acercarse al suyo y reconoció el toque sin necesidad de bajar la vista.

¡Jó! Tendremos que usar mi móvil — Susurró Alex, exponiendo su celular a un lugar que quizás servía de refugio a vagabundos o ladrones o ambos, y sin falta, molestándose en hacer sonar el llavero que traía. Fue cuestión de segundos para que la pantalla se prendiera e iluminara un escaso espacio. Su compañera exhaló y alumbró su rostro, haciendo que Mateo entrecerrara un poco sus azulados ojos.

Matt ¿oyes eso? — La castaña manifestó una interrogante que él no supo como contestar, sencillamente porque no había oído nada. Pero luego estaba él, agudizando ese sentido en específico, llegando entonces a percibir el ruido con dificultad y no sabiendo como describirlo por su lejanía.

Aterrándose por la simple idea de donde vendría y porque sabía que Alex buscaría su procedencia así se tardasen toda la noche, no aparto su atención de ella.

¡COOOOOOL!~ — Susurró de nuevo el cuerpo a su lado. Mateo se exigía a sí mismo ser precavido antes de lamentarse por algo.

Prosiguió a quitarse la chaqueta y tomar cada uno de los brazos de su amiga para ponérsela, seguidamente posó la palma de su mano en su cintura y la acercó a él para agacharse un poco y murmurar en su oído:

Como no encontremos nada o te separes de mí, nos vamos de este cutre lugar.

Mateo no estaba enojado, pero aún así no estaba de acuerdo con todo eso incluso estando ya en el sitio citado. Solo les traería problemas y él quería que ella se diera cuenta que estaba intentando protegerla. Pero como le costaba ser severo con ella, besó el costado de su cabeza y colocó un brazo en su hombro por si la chaqueta no le era suficiente, esperando transmitirle el hecho de que aunque no aprobara lo que hacían, estaba ahí para cuidar de ella.

Por ahora, intentaba buscar con la vista a sus compañeros mientras olfateaba el hedor de cuando algo se oxidaba. Asqueroso. La humedad a su alrededor parecía cobijarlos mientras sus pisadas resonaban entre el inmenso interior de la fabrica.
avatar
Devlin
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 54
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 11/12/2013
Edad : 19
Localización : Mundo de Celes.
Humor : Refrescante.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Penguin el Lun Ago 25, 2014 9:41 pm


- Fábrica abandonada || Con su freak hermano. -

Tal y como lo suponía, la fuente de la voz si era nada más y nada menos que su querido y extraño hermano menor. Fausto. Suspiró algo irritado, consigo mismo más que nada, por la idea de haber decidido ir a por su hermano o por no haber supuesto en primer lugar que el iría solo y sin compañia alguna a la fábrica, seguro a grabar psicofonías o algo parecido. Estaba molesto, de eso no había dudas, pero no precisamente con Fausto. No podía enojarse con él, y mucho menos odiarlo por sus decisiones algo idiotas, más que nada por la simple razón de que era su hermano menor y era responsable de el, por adoptado que fuera él mismo. Recibió el abrazo de su hermano apenas correspondiendo con un brazo, colocándo la mano sobre la cabezita del pequeño, revolviendo un poco su cabello con una clara mueca de frustración y resignación. Bah, como fuera, no es como si por ser un freak y rarito no mereceria un abrazo de vez en cuando.

-¿Gracias? Supongo. Como sea, ya sabes la respuesta. Vine con los chicos de la escuela, seguro que tus amiguitos del más allá ya te dijeron quienes son ¿no? Bah, no me molestaré en pedirte siquiera que vengas con nosotros, se de antemano tu respuesta, pero tampoco te creas que te dejaré ir solo por ahí. O vas conmigo o te largas a la casa a hacer la tarea de una maldita vez. -Y denuevo se le estaba llendo de las manos su humor algo cortito, inclusive con su propio hermano. Pero si, ya sabía que por más que insistiera, si es que en alguna realidad alterna él era el tipo de personas que suplicaban, Fausto no le acompañaria por nada del undo si sabía quienes estaban con él. Vease, sus enemigos declarados pero no del todo públicamente, de los cuales sabía como su hermano mayor que era. Lo miró con una cara de pocos amigos, como si fuera un perro a punto de moderlo sin siquiera ladarle un poquito. Perro que no ladra si muerde.

Como fuera, y más allá de las amenazas de amor fraternal, apartó a su hermano de si mismo para comenzar a avanzar por su parte, pero sin regresar por donde habia ido en primer lugar a donde Fausto estaba. Sacó de su bolsillo su celular mandando un rapido mensaje a la señorita presidenta de la clase, con un simple "Estoy con Fausto, me encontraré con ustedes más tarde." Hecho eso, miró hacia atrás a donde seguro que su hermano le estaba siguiendo, escuchándo como ahora sacaba a tema haber oido unos "maravillosos ruidos espectrales" o alguna tontería así. Joder, y ahora quería subir al piso de arriba como si encontrarse con un asesino serial muerto o algo así fuera su fantasía a lo Disney. Aveces no comprendía lo que pasaba por la cabeza de su hermano, y luego de pensarlo bien un rato caía en cuenta que no valía la pena siquiera pensar en los porque detrás de el y sus pensamientos.

-Ya, seguro. De nuevo las voces en tu cabeza ¿no? Bien, iré contigo, solo para evitar que hagarres una rata muerta o algo así, te conozco. -Dijo como si en realidad estuviera molesto por la situación. Y lo estaba, pero también estaba bastante seguro de ir a acompañar a su hermano en sus tonterías a lo largo de la fábrica para evitar que se hiciera daño o al contrario, hiciera daño a la propiedad, como agarrar animalitos muertos o ponerse a hacer un ritual raro en medio del lugar. Como fuera, se adelantó el mismo un poco, caminando directo a donde estaban las escaleras al segundo piso, las cuales se veian claramente viejas y algo oxidadas. Miró hacia atrás donde seguramente estaría su hermanito, esperando a que le siguiera el ritmo, y cuidando que no se fuera a adelantar corriendo por las escaleras. Subió estas lentamente, cuidando cada paso en cada escalon, y vigilando de cerca al pequeño freak de la familia, advirtiendo de cualquier peligro o posible caida. Ya arriba, simplemente se dedicó a ver el lugar desde las escaleras aún, para después ver a Fausto como si con su mirada dijera "¿y ahora qué?".
avatar
Penguin
Roler
Roler

Masculino Mensajes : 9
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 23
Localización : Donde los pingüinos vuelan.
Humor : Tan negro que me robo la tele.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Perra el Sáb Ago 30, 2014 4:02 pm

┈ ┈ ┈

{17 años} {} {#a34b67}
Increíble fábrica abandonada, planta baja Con la pandilla

Oh, ese lugar era el sitio más alucinante que mis jóvenes pies habían pisado. Obviamente la feria del pueblo seguía siendo mi lugar preferido y ningún escenario podía compararse al del bosque por la mañana... pero joder, eso era flipante.

La fábrica era gigantesca, y aunque la falta de luz hacía que no se pudiera ver por completo, la cantidad de instrumentos usados para Dios sabe qué hacía Dios sabe cuánto, el olor penetrante, y el eco al hablar conformaban los ingredientes esenciales para un videojuego o una película de terror.

A los demás se les ocurrió sacar a relucir la noche en la que mi cena se fue al traste a causa de una comida mal hecha (joder, yo lo había intentado, qué queréis que os diga). A pesar de todo, nos emborrachamos y después de un año seguía siendo un tema muy recurrente. Así que para mí, había sido un exitazo.

No me jodáis, que os lo pasasteis como nunca antes en toda vuestra puta vida —dije con sinceridad, soltando después una risotada.

Seguimos avanzando poco a poco, yo procurando ir el primero y tan cerca de Dania como pudiera. Siendo sinceros, a mi parecer el tinte de Dania era una completa catástrofe mundial, pero esperaba que tarde o temprano se diese cuenta de la idiotez que había hecho y volviera a llevar su pelo al natural, que le sentaba mucho mejor. Claro que yo no pensaba decirle eso, porque las mujeres podían tomarse ese comentario como una afrenta personal, y a saber cómo reaccionaría. Así que nada más verla mentí diciendo que le quedaba fenomenal.

Cuando Dania me tendió la linterna, de alguna forma sentí que había ganado puntos. Porque, joder, me la había dado a mí antes que a Manu, a quien no paraba de hacerle ojitos. Eso quería decir que tal vez se había fijado en mí... ¿no? Eso esperaba, porque hacía unos días yo le había preguntado a Manu si le gustaba Dania, y él había respondido riéndose y negando, lo cuál había supuesto un gran alivio para mí, claro está.

Encendí la linterna y comencé a iluminar las partes interesantes. En serio, cualquiera diría que eso era una sala de torturas y no una fábrica, ¡menudos cacharros!

El imbécil de Manu comenzó a joderme, tratando de quitarme mi preciada linterna de las manos. Le di un codazo, seguido de un "¿Quieres parar, capullo?" en un tono que oscilaba entre lo amigable y la incitación a continuar.

Al mismo tiempo que Alejandro se marchaba para comprobar no sé qué gilipollez (al menos el chico no tenía miedo como el resto, se notaba que tenía huevos), Manu comenzó a quejarse del lugar como un maricón, lo cual me hizo sentirme ínfimamente superior. Oh, sí, Dania, mira a tu príncipe.

Eh, tío, no tendrás miedo, ¿no? —dije, empujándole como solía hacer cuando quería meterme con él. —No me seas gallina, Manu, y yo que creía que tú eras un tío maduro y valiente. Eh... ¿a que no tienes cojones de ir tú el primero?

Sabía que con eso lo había atrapado. Joder, no había palabras que forzaran más a un español a hacer algo. "A que no tienes cojones", sólo con decir eso sabías que los tendría.

- - - - -
Off rol: lmao, lo último es cierto, un chico de mi clase llegó a insultar a un profesor sin venir a cuento, y otro se comió hormigas. Es la fórmula perfecta para que alguien haga algo.
avatar
Perra
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 88
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 07/05/2014
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Bobencio el Sáb Ago 30, 2014 5:07 pm


Ξ Fabrica || Escaleras. Ξ
{ Con: Onii-chan, kya. }
- - - - -

Por favor, hermano. Sabes que mis deberes escolares están hechos desde hace tiempo. Sino, hubiera sido más que estúpido por mi parte venir aquí sin haberlos hecho ¡Ya que, claro, si muero aquí claramente nuestra madre sabrá que soy un chico responsable! A menos sonreiría con que las haya hecho ¿no lo pensáis? — Fausto usualmente hablaba en plural aunque físicamente no hubiera nadie mas que su hermano allí con él, pero, los espíritus también están invitados a la fiesta en la fabrica. Ya estaba bastante emocionado de poder ver animas por todos lados o simplemente una aparición de la nada, aunque, bien sabia que su hermano no gustaba de esos asuntos, que pensaba que eran raros y extraños y le disgustaba saber que a su hermanito le interesaba ese mundo ¡pero Fausto no lo pensaba! Simplemente el chico pelinegro se dejaba llevar por lo que el creía correcto o lo que él pensaba que los espíritus consideraban correcto. — De lo mejor. — Unió ambas de sus manos con una sonrisa en cara mientras ya estaba jugando con sus dedos. — Por lo que no debéis preocuparos por tareas de aritmética horribles. Además ¡hermano! Seria mejor que disfrutaras la vista, wohoo. — Y de la nada el chico pelinegro recordó el primer punto de las palabras de Alejandro por lo que alzó su cabeza, tratando de mirarlo. — Ademas, no todos me caen mal... Nat y... todos los demás me caen bien. Con todos los demás hablo de los adorables seres del cementerio, claro. — Hablabas sobre el cementerio abandonado que encontró en esos días de aburrimiento mientras exploraba el pueblo. Finalmente ese lugar fue su plaza de la paz, nadie podía perturbarle allí y aunque quisieran posiblemente siquiera lo podrían encontrar entre las flores que había plantado entre el aburrimiento y querer hacer esa plaza un lugar mas lindo.

Pero claro, es un cementerio. Debe ser deprimente y triste, bluh, bluh.

De la nada misma algo recorrió su cuerpo, una emoción penetrante y ansias de aventura sin fin: ¡Había escuchado algo, por fin! ¿Los espíritus se querían comunicar por el? ¿Realmente? Su emoción estaba a topes. — ¿E-e-e-e-E-E-E-ESCUCHASTEIS? — Una sonrisa llena de vida se marcó en su rostro mientras miraba a Alejandro y luego volteaba a la nada. — ¿Quieres subir, hermano? ¡¡Vamos a explorar!! — Ante la positiva del mas alto ya estaba saltando en felicidad de poder hacer algo interesante por fin aunque adentrarse también era una aventura.

Finalmente cuando su hermano se adelantaba a sus pasos simplemente subió la escalera rápidamente y aprovechó de agarrarle la mano al chico para que caminara mas rápido. Los espíritus están muertos, vagando, pero no esperaran para siempre. Finalmente subió con la misma sonrisa viva en su rostro hasta el último escalón y apreció el nuevo paisaje que tenia por delante.
avatar
Bobencio
Roler
Roler

Mensajes : 33
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Perra el Sáb Ago 30, 2014 8:21 pm


ACTUALIZACIÓN


Los dos hermanos decidieron seguir el ruido que [Fausto] había oído, dejando al resto de sus compañeros en la planta baja riendo y hablando precipitadamente. Con pasos seguros (a pesar de la falta de luz), Fausto comenzó a subir las escaleras, deseoso de ver qué era lo que había escuchado. [Alejandro] le seguía algo más desganado, arrastrado por la mano que su hermano le había tomado al empezar subir esas escaleras, que parecían tenerse en pie con más consistencia que el edificio en sí.

Fausto se detuvo nada más llegar a la primera planta. Podía ver con claridad gracias a la luz que se colaba por las ventanas rotas a su derecha. Esa planta estaba ocupada por decenas de escritorios en los que seguramente habían trabajado anteriormente. Tenían un aspecto abandonado, pero extrañamente moderno. El aire circulaba con mayor facilidad ahí, y los olores desagradables que invadían la planta baja habían desaparecido del ambiente.

Alejandro inspeccionó el lugar con curiosidad. Con la luz lo truculento del aura que tenía la fábrica se había esfumado, ahora sólo tenía un aspecto triste. Abrió unos cajones, sin esperar encontrar algo en particular. En unos de ellos había una navaja.

Elige (Alejandro):
Decides guardar la navaja.
Cierras el cajón y sigues inspeccionando el lugar.

Fausto, por otro lado, comenzó a revolver los escritorios en busca de algo: un pentagrama, una güija... ¡podían ser tantas cosas! De repente, sus ojos se toparon con una serie de hojas cuidadosamente grapadas y ordenadas, lo cual era ya de por sí extraño entre el resto, que eran en su mayoría hojas carcomidas por el tiempo y de un papel más débil.

Sin embargo, estas hojas tenían la perfecta mecanografía propia de un ordenador, y estaban impolutas. Fausto las cogió y comenzó a leer:

PROYECTO EVA

"La investigación ha ido dando los primeros resultados positivos desde la llegada de los especímenes de más temprana edad. Tal vez sea necesario, pues, comenzar con muestras más jóvenes y después ir probando con otros más desarrollados.

Sin embargo, tras descubrir estos avances, debemos reportar que ha habido un total de cinco bajas entre las primeras pruebas. Los dos primeros sujetos murieron a la semana, a causa de un error en sus órganos internos (motivo: fallo cardíaco). El tercero, hembra, murió después de un mes (motivo: derrame cerebral). El cuarto y quinto sujeto de pruebas, ambos machos, fallecieron unos días después (motivos: deterioro de los órganos, fallo en el estómago, cese de alimentación y fallo renal; derrame cerebral). Al parecer, ninguno de ellos pudieron adaptarse a las nuevas condiciones que le ofrecían sus cuerpos.

No obstante, otros dos sujetos, macho y hembra emparentados (gemelos dicigóticos, doce años de edad), siguen sobreviviendo y respondiendo a nuestros estímulos. No han mostrado fallos internos, y estamos sometiéndoles a las más cuidadosas pruebas para evitar otra muerte innecesaria. Hemos procesado sus respectivos genomas completos, y el hecho de que los sujetos sean gemelos es bastante positivo para el avance de la investigación. Desde que los tenemos ha habido un avance rápido y eficaz.

El N.S.C. ha sido puesto a prueba, y parece que los chicos reaccionan positivamente a los mandatos. La parte física está dando pasos agigantados, aunque parece haber un vínculo sentimental entre ellos que a veces desemboca en fases psicóticas y tendencias depresivas. Están, por supuesto, bajo supervisión nuestra día y noche. Seguimos trabajando en sus aspectos cognoscitivos, los cuales nos han demostrado...”

Fausto dejó de leer y ojeó la siguientes páginas. Había dibujos y fotografías de cosas que no entendía, pero que seguramente podría encontrar por Internet, y el documento era demasiado largo para poder leerlo ahí. Pero, ¡joder! Eso era un gran hallazgo, estaba seguro de ello. Ese día estaba resultando todo un éxito, sin duda.

Elige (Fausto):
Mostrarle a Alejandro el documento, para que le eche un vistazo.
Guardar las hojas en la chaqueta para leerlo a fondo en casa, seguir investigando... ¿no hay algo en el suelo?



Sobre la primera planta.
No hay mucho que aclarar, pero bueno. La primera planta es tan grande como la anterior, aunque tiene un aspecto más recogido debido a los numerosos escritorios que se organizan alineados. También tiene diversas oficinas, salas de reuniones, armarios de limpieza... puertas que conducen a cuartos y que conducen a pasillos.

Aún queda por investigar.
avatar
Perra
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 88
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 07/05/2014
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por L U C H O el Lun Sep 01, 2014 11:18 pm

{Mánu} {#71d2a7} 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
— Fabrica abandonada | Planta baja  
Caminando con Dania
- - - - - - -

Eh, tío, no tendrás miedo, ¿no? —Justo en el momento que Alejandro abandono al grupo para ir detrás de su sueño de protagonista frustrado un pequeño encuentro se dio entre Manuel y Gabriel —No me seas gallina, Manu, y yo que creía que tú eras un tío maduro y valiente. Eh... ¿a que no tienes cojones de ir tú el primero?— De hecho Manuel sabia como terminarían sus palabras, acabaría convenciéndolo de alguna u otra forma de adentrarse en las entrañas de la fabrica solo para que en un momento se hayan separado y Gabriel fuese el encargado de iluminarlo, donde entonces: el apagaría la linterna y fingiría preocupación mientras dejaba solo al pobre y estúpidamente crédulo Manuel.

Así que simplemente suspiro cansado, deseando que el olor a viejo del lugar dejara de perforarle el olfato soltó la linterna del muchacho y camino hacia la chica de cabello rosado — Tengo los cojones para ir y ser el primero... en decirle a Alejandro que nos vamos. Vaya tontería esta de la fabrica, no hemos hecho mas que caminar sobre excremento y suciedad. — Dijo mirando despectivamente el suelo, que posiblemente sea mas aceptable por el hecho de que no podían verlo por la falta de luz. En todo caso, ya estando cerca de Dania procedió — Acompáñame, por favor. — Como segunda líder y como la que controlaba la segunda linterna prefería confiar en ella para realizar la misión de recuperación de irlandeses, ademas se lo pidió colocando una voz mas suave y amable, claramente menos dura a comparación de la que se escucho al oírle dirigirse a Gabo.

En todo caso... quizás el pelirrojo ya hubiese encontrado el motivo de aquel sonido tan peculiar que por los momentos no había parado, y por decidir irse de idiota por la vida acabara perdido o algo por el estilo; en todo caso tenían sus teléfonos y... por los momentos Manuel (luego de sacar su móvil y mirarlo un instante) concluyo que tenia reservados sus últimos segundos de renta para alguna emergencia, gracias. Realmente lo mejor era ir a buscarlo sin perturbar la paz de esta fabrica con algún tono de llamada.

Así que nada, Dania había accedido y comenzó la operación caminemos hasta encontrar a nuestro amigo e irnos antes de pisar una rata viva.

Al dar algunos pasos Manuel considero que él debería llevar la linterna, nada machista de por medio pero pensándolo de una forma mas practica al menos con su altura podría verse mas iluminado el pasillo si mantenía la linterna elevada.. pero sentía suficiente confianza en Dania como para no preocuparse de fallas de alumbrado. Después de todo ¡nadie desconfiaría nunca de la responsable delegada de clases!
avatar
L U C H O
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 592
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 22/01/2012
Edad : 21
Humor : poto

Ver perfil de usuario http://mr-vaporwave.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Nanix01 el Lun Sep 01, 2014 11:46 pm

Spoiler:

Nombre y apellido:
Carla Mora

Edad:
16

Un poco de su pasado:
Desde el día en que nació, un bello pero congelado 2 de Febrero, ella permaneció en una gran departamento sumergido en una amplia y agetreada ciudad en compañía de sus padres y un hermano tres años mayor que ella llamado Tomás. Ya siendo pequeña se mostraba muy sociable, por lo que siempre estaba rodeado de amiguitos los cuales la invitaban a sus fiestas de cumpleaños, una vida de ensueño para la infante. La relación con su hermano era la típica, el la molestaba y ella lloraba, pero más allá de eso, su unión era muy fuerte, eran como uña y mugre (y actualmente es así).
A la edad de 12 años más o menos, su madre enfermó, no recuerda de qué, pero lo que si sabía es que el doctor de la familia de resetó: Aire limpio, vida sana y sonidos de la naturaleza. ¿Qué significó eso? ¡Ir a vivir a una zona bastante rural!. A la pequeña no le gustó para nada la idea, ¿pero quién era ella para cotradecir lo que sus padres ya daban por hecho?.
Comenzó una vida nueva junto con un nuevo colegio, allí al llegar casi a la secundaria ya comenzó a perfilar como una de las chicas más populares, ella estaba en boca de todos, bien o mal, pero a ella no le importaba. Sus notas no eran excelentes, ¿Para qué estudiar arduamente cuando tienes miles de amigos, popularidad y un encanto casi sobrenatural?; aquello no fue una buena idea ya que al día de hoy es un poco bruta por así decirlo, hay muchas cosas que desconoce y la muy cara dura por poco no se siente orgullosa de aquello.

Personalidad:
Alegre y optimista, ama hacer bromas sobre lo que sea, nada se lo toma en serio por lo que tener una charla profunda con ella es casi imposible, o al menos eso parece, talvez si se llegara a presentar la ocasión, eso se haga realidad (?). Se comporta como el payaso de la circo, no dudará en hacer lo que sea para que los demás se rían. Muy carismática y sociable, para ella no es un problema el conocer gente nueva y hacerlo sus amigos.
Por otra parte, bajo esa personalidad chispeante y vivaz, si llegan a molestarla o lanzarle algún comentario ofensivo hacia su persona, inmediatamente saca a relucir su "lengua viperina" y mirada filosa, no le supone ningún problema encararte y ponerte en tu lugar así sea con insultos o amenazas. No lleva el conflicto a un nivel como para pelear físicamente, sus uñas podrían arruinarse y el color rojo no le sienta tan bien como a ella le gustaría (?).
No es una chica muy valiente, usualmente deja que los demás tomen la iniciativa a la hora de explorar o hacer cosas fuera de lo que podría llamarse cotidiano. Pero tampoco es una damisela que chilla ante cualquier minima cosita, mientras le sea posible, mantendrá la calma; pero si llegara a perderla, prepárate para un gran mar de lágrimas.

Por qué han decidido ir a la fábrica:
¿Por qué no ir?, ¡Sería perfecto!, tendría más hazañas que contar y podría bromar sobre las cosas que vieron en la escuela. Además, estaban sus amigos, nada mejor podía pasar.

Relaciones con el resto de personajes
~Dania Cepparo: Compañeras de estudio, como Carla es una bruta que no hace nada suele pedirle ayuda a Dania (aunque a veces esta se comporte como una madre). Se lleva bastante bien con ella, sobre todo por el hecho de que ambas comparten aquel hermoso gusto por los perfumes de hombre.

~Manuel Flores Nina: Estuvieron saliendo durante bastante tiempo, pero la relación no iba como lo esperaban por lo que ambos decidieron cortar por lo sano. Aún así, siguen siendo muy buenos amigos y Carla lo considera como a una de esas personas a las que puede confiarle de todo. Aún le tiene ganas, pero ya es hora de que vaya olvidandose de eso.

Apariencia física:
Es una muchacha de mediana estatura (1.60 m) y delgada con curvas suavizadas.
Su tez es blanca y no presenta ninguna imperfección, está está muy bien cuidada y emplea mucho tiempo para que luzca limpia y suave.
La facciones de su rostro son bien femeninas, con nariz recta y pequeña, mejillas ligeramente gorditas para poder pellizcarlas (?), labios finos y ojos grandes cubiertos por unas largas pestañas curvas. Siempre va maquillada de manera sutil a todas partes, brillo labial y rimel jamás faltaran para complementar su apariencia.
Sus ojos son de color café y su cabello de un tono similar, llegando un poco más al castaño. Este siempre lo lleva recogido en un par de colitas altas a ambos lados de su cabeza, los mechones caen de manera ondulada y graciosa sobre pasando un poco sus hombros. Si en algún momento llegase a llevar su cabello suelto, se vería que llega hasta la mitad de su espalda.
Su manera de vestir es sencilla pero con colores alegres y llamativos. Algo que utiliza siempre son un par de anteojos.
Carla 1
Carla 2
Carla 3
Carla 4

Gustos:
-Todas las frutas que existan sobre la faz de la tierra.
-Perfumes caros de hombre.
-Hamburguesas de Mc donalds (a pesar de que eso signifique lastimosamente romper con su preciada dieta)
-Maquillaje, perfume, pintarse las uñas, etc. Es la chica popular, tiene que cuidar su imágen (?).
-Las películas románticas.

Disgustos:
-No le gusta para nada el lugar dónde vive, desea de manera casi desesperada volver a la ciudad.
-Insultarla o insultar a un ser querido es lo peor que puedes hacerle.
-Estudiar.
-La comida picante.
-Sueteres con lana que hace picar (?)
-Estudiar.
-Leer, a menos que sean revistas.

Extras:
-Su visión no es muy buena por lo que usa anteojos.
-Ella se considera heterosexual, pero... no puede evitar sentir cierta curiosidad al saber, por ejemplo, cómo se siente besar a una chica y cosas así (?).
-Por si se lo preguntan, ella no es virgen.
-Sigue una rigurosa dieta ya que tiene pánico de subir siquiera un solo y mísero kilogramo.
-Sueña con trabajar en la televisión algún día.

Color:
#f5a871

/Fábrica/
~Con el grupo - Buscando su maquillaje~

Mientras caminaba escuché lo que Manu tenía que decir, tenía un buen punto y lo apoyaba, yo también estaba un tanto cansada de este lugar. Realmente, no parecía tener nada bueno ni divertido ¿Qué le vió Gabriel a este edificio de porquería?. Obviamente Gabriel no cedió a la petición, es más, hasta se atrevió a lanzarle "un desafío" de ir primero e investigar los rincones del lugar. *Ayy dios* pensé lanzando un suspiro para luego ignorarlos mientras seguía caminando tras Dania y la otra. Gabriel no iba a dejar que nadie se fuese de lugar... o bueno, tal vez si, pero muy probablemente te recordaría por toda la eternidad que fuiste un gallina, además de contarle a media población Española de tu retirada; y no... mi popularidad era más importante que eso, debía de ser fuerte (?).

Manu llego con Dani para llevársela a quién sabe dónde, con eso, llevando también la fuente de luz. Por un instante me sentí ligeramente celosa, pero hey, habían algunas viejas costumbres que no se quitaban tan rápido. En fin... ¿Qué hacer ahora?, tenía dos opciones... apañarmelas con la pobre luz de mi movil o ir con Gabriel... *Hagamos la primera opción*, no era que Gabriel me cayera mal, en absoluto, podía llegar a ser... buen chico, pero teníamos nuestros roces.

Saqué el movil de mi bolso y... ¡Oh! ¡Hora de una selfie!, había olvidado por completo subir a facebook lo que iba a hacer. Abrí la aplicación de la cámara, di vuelta el teléfono y "click", una luz enceguecedora ilúmino mi rostro y un poco los alrededores durante una milésima de segundo. -Ahh diablos- murmuré mientras parpadeaba rápidamente tratando de hacer que aquel brillante punto violeta se fuera de mis ojos antes de corroborar la fotografía. -Uggh, me falta rimel- comenté al ver mi rostro en la pantalla. No importaba que estuviera en una mugrienta fábrica, mi ropa, maquillaje y peinado debían de ser perfectos.

Abrí mi bolso nuevamente y saqué aquella máscara para pestañas color negro de Maybelline new york, me había costado prácticamente un riñón comprarlo, pero no me arrepentía de aquello. ¿Cómo hacía uno para maquillarse en la oscuridad?, para mi no era un problema, la costumbre me hacía hacer cosas sorprendentes de vez en cuando (?). Pero con lo que no conté en ese momento fue con chocar contra una caja -Joder- solté de inmediato al sentir como mi rimel se soltaba de mi agarre y salía rodando por allí. No lo dudé ni dos veces, era carísimo y no iba a perderlo en un lugar como este, me arrodillé en el suelo y comencé a buscarlo tanteando la polvorienta superficie con una de mis manos e iluminaba con mi teléfono.
avatar
Nanix01
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 713
Reputación : 79
Fecha de inscripción : 12/01/2012
Edad : 22
Localización : Detrás de ti ;D

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por bread.png el Mar Sep 02, 2014 12:28 am

#F86173
----------------------------------
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
{ Con: Solita con Manuel }
FÁBRICA ABANDONADA, SUBIENDO

Ahhhh Manuel Flores Nina ¿Cuándo dejarás de ser perfecto tío?

Y es que esos ojos profundos y melancólicos como el puro mar de las costas de España, esa voz de hombre honesto, ese cuerpo de...de...hmmm...dame contra la pared.

Dania se sentía completamente feliz mientras observaba al pelinegro jugueteando con su mejor amigo. No bastaba más que mirarle para sentirse en el paraíso de la alegría: cualquier gesto minúsculo y casual de su parte era encantador para la joven, y era ese sentimiento cálido de confort que la hacia sonreír contenta el que la motivaba a dar pequeños pasitos para estar más cerca de quién, a su parecer, era la persona más perfecta del planeta.

Les seguía de cerca, y de vez en cuando reía bajito con sus chistes y jugarretas  — Propongo que dejemos esto acá, acabaremos enfermos. Si regresamos podríamos pillar alguna pizzeria abierta, o irnos de tapas. —Tan inteligente—Por mi suena bien... igual y este lugar me da mala espina —Respondió inmediatamente, bajando la voz al final de la oración para prestar atención al sonido que hacía eco por la fábrica ugh... Era realmente perturbante, y honestamente admiró a quién habló entonces—Iré a revisar, ya regreso. — Dania le miró con cierta preocupación mientras se adelantaba, temiendo por su seguridad, y sobretodo sintiéndose ligeramente cobarde por no acompañarle o al menos sugerir que no fuese solo... pero qué va tío, seguro el ruido no eran más que ratas correteando por ahí.

O eso deseaba en lo más profundo de su ser.

La muchacha suspiró resignada mientras el otro desaparecía, notando como la jugarreta de Gabriel y su futuro novio adquiría tonos más serios y hey, ¿Qué era todo eso? El más alto sonaba insospechadamente severo ¿Estaba ...irritado?...uhm... Quizá porque eran pocas las veces en las que había escuchado a Manuel utilizar ese tono de voz se sentía raro, pero aún así...

Su mirada comprensiva se  posó unos segundos en el rostro serio del pelinegro, y estando ligeramente perdida en los movimientos de Manuel intentando descifrar si no le preocuparía alguna otra cosa, se vio a si misma desorientada con lo que diría entonces el otro — Acompáñame, por favor. — ...¿Ella?... Dania continuó mirándole un ratito más hasta que su mente hizo el click necesario para poder responder—...O-oh...v-va-vale.—Susurró ligeramente nerviosa, carraspeando su voz y dando entonces, una respuesta digna de la presidenta —Digo, ¡Claro! Buscamos a Ale y luego podemos ir a mi casa o dónde queráis—La pelirrosa le echó una mirada de complicidad a Natalia, y sin más caminó a la par de Manuel, siguiendo la ruta exacta por la que había desaparecido minutos antes Alejandro.

Hey Manu hace rato querías la linterna de Gabriel, así que ten, macho—Comentó mientras avanzaba por las instalaciones, entregándole la fuente de luz y soltando una pequeña risita ante la última palabra. No es que le hiciera gracia en especial usarla, pero lo había hecho pues su amor platónico la había dicho con anterioridad, y era exactamente eso lo que le causaba cierta alegría infantil.

A paso seguro caminaba ahora junto a Manuel, sintiéndose increíblemente protegida junto a su presencia, e incluso manteniéndose serena con los ruidos que asemejaban a voces más adelante del pasillo —¿Hm?—Dania miró de reojo a su compañero, y entonces algunos metros más adelante se vió una luz, seguida del crujir de los peldaños al subir una escalera —¡Alejandro! Seguro ha subido—Comentó entusiasmada, tomando a Manuel de la mano y corriendo tras el paso del pelirrojo ¡La pobre siquiera notó que le había tomado! Y simplemente subió ensimismada en su tarea de reunir al polluelo perdido.


OFF
Su madre va a releer esta cosa a ver si tiene dislexias, buenas noches ):<




Someone who can’t see the opponent standing right in front of them
can’t defeat the opponent that lies beyond


avatar
bread.png
Tutor
Tutor

Femenino Mensajes : 210
Reputación : 66
Fecha de inscripción : 30/11/2013
Edad : 20
Humor : ✌✌✌✌✌✌✌✌✌✌✌

Ver perfil de usuario http://www.trayciclo.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por CherryFlan el Mar Sep 02, 2014 5:51 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
@ Fábrica abandonada - Planta baja
w/ Carla y el resto que quedó abajo

Al fin el tuit se envió, y con eso la TL también se actualizaba, viendo que Fausto tuiteó algo... ¿Hm? ¿'La fábrica del pueblo', dice? La única fábrica que se le ocurría era en la que estaban... ¡Entonces Fausto también estaba ahí! Sabía que era algo rarito pero ay, ¿por qué no fue con el grupo? Hasta Alejo los acompañó... Bueno, tal vez tenía cosas que hacer que de seguro se sentiría retrasado si alguien lo acompañaba, así que lo dejaría así nomás. Simplemente presionó la estrellita de ese tuit para favearlo, como una especie de leído, una forma de decirle que ellos también estaban ahí, o como quiera entender el otro.

Cuando volvió a prestar atención al mundo real, Alejo se había ido a ver qué era el ruido feo y ay, ¡aaaayyy..! ¡¡Manu y Gabo estaban discutiendo!! ¡¡Oemege!! Discusión de pareja ehehehehehe~~ Y ay, ¡¡Gabo retó a Manu!! Hm, si, las cosas empezaban a calentarse entre ellos, hmmm, si... (daba gracias siempre que la mayor parte del tiempo pasaba desapercibida para que noten su emoción). Pero al parecer las cosas se calentaron de más porque Manu se veía super molesto y para nada dispuesto a seguirle el juego a Gabo... Así terminó su disputa entonces, Natalia por un lado sintiéndose incómoda porque la pelea de sus amigos no terminó tan bien, y por otro lado sintiéndose incómoda porque la pelea de su otepe no terminó tan bien... Sighs, ser una shipper es tan difícil... Y no pudo evitar tomar su teléfono para tuitear algo, ya se volvió una costumbre:

@ natilladekiwi escribió:otp donmai!! contra viento y marea!!

Dejó que el tuit se tome su tiempo en enviarse, cuando Dani y Manu se iban por su cuenta, Nata entendiendo la mirada que le dio la pelirosa. Había deducido que a Dani le gustaba Manu, y a quién no le gustaría Manu: es simpático y atlético, como un protagonista de anime de deportes como natación. Y a pesar que no le importaba si tenía un crush o si llegan a ser algo más, estaba también el dilema de... su... otepe.......orz

¡¡Dani no te conviertas en esas protagonistas que solo están para hacer la pareja excusa hetero del prota!!

Y allá iban ambos, dirigiéndose hacia las escaleras para el piso de arriba. Nata se quedó ahí en su lugar sin saber mucho qué hacer, pero realmente no tenía ganas de subir. No era solo por miedo o asco o privacidad para Dani, pero al medio escuchar e imaginar cómo sonaba cada subida de peldaño se incrementaban sus razones.

"Por ahora me quedaré aquí, las escaleras no se ven muy seguras... Luego os quedaríais sin cómo subir o bajar hehe..." murmuró para quien esté interesado, distrayéndose ahora en ayudar a buscar a Carla lo que se le cayó, ayudada de la luz de su celular; aunque no la ayudaba a buscar agachándose, procuraba alumbrar donde no estaba iluminado.



Even if she "knew"
colors
[happiness]
, within the room ruled by
white
[Stella]
she has no way to draw them





los amo más que a mi vida:




avatar
CherryFlan
Codes Master
Codes Master

Femenino Mensajes : 179
Reputación : 67
Fecha de inscripción : 01/01/2014
Edad : 25
Localización : en una piscina de flan~!
Humor : cereza

Ver perfil de usuario http://cherryflan.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Perra el Mar Sep 02, 2014 9:27 am

┈ ┈ ┈

{17 años} {} {#a34b67}
Fábrica abandonada, planta baja Con los que quedan por ahí


Qué.
Cojones.
Había.
Pasado.

Sin venir a cuento, Manu comenzó a comportarse como un imbécil. No, en ningún momento yo había pensado que se fuera a cabrear; él sabía perfectamente que mi actitud siempre había sido la de un amigo: porque eso pasa en las amistades, la confianza apesta y conforme más amigos seáis es probable que más os jodáis. Pero lo bueno de esa confianza es que aunque jodas a tu amigo, no pasará nada porque sois amigos y, joder, entendéis que es de broma.

Pero no, Manu tenía que comportarse como un capullo  y responderme de mala leche, haciéndome quedar como un completo imbécil.

¿A vosotros nunca os ha pasado? Esto de estar bromeando con alguien y que ese alguien te responda siendo un maleducado y de repente sientas que te mueres de vergüenza. Pues algo así me pasó a mí.

Pero lo mejor fue cuando mi supuesto mejor amigo, no sólo me hizo quedar mal, sino que se marchó a solas con la chica de la que estaba enamorado. ¿Desde cuándo hacían eso los buenos amigos? Debía de haberme saltado ese punto en mi lección sobre la amistad.

Así que ahí estaba yo, sintiéndome traicionado, frustrado y enfadado conmigo mismo. Parecía que todos habían decidido darme la espalda ese día, porque Dania se marchó sin ni siquiera decirme "hasta luego", y los demás se resguardaron en un incómodo silencio y siguieron a lo suyo. Aunque por otro lado, la rabia me había sonrojado las mejillas y el corazón me latía a cien por hora, así que tal vez fuera mejor que me dejaran a solas en aquel momento. Qué se yo.

Se suponía que lo de hoy tenía que ser algo interesante, con lo que ilusionarse y bromear dando sustos y quién sabe, poniendo música y bebiendo un poco después. Pero no estaba dando resultado.

Di unos pasos hacia ninguna parte para tratar de calmarme y recuperar mi humor, esperando que el tiempo aguara ese malestar. Carla, la ex de mi estúpido y supuesto mejor amigo, estaba sentada en el suelo buscando algo junto con Natalia. Iluminé el suelo con la linterna.

¿Se os ha caído algo? —pregunté con neutralidad. En cualquier otra ocasión hubiera hecho el típico chiste de "¿Estáis buscando vuestra dignidad? Creo que no la vais a encontrar" o cualquier otra tontería, pero no me sentía de humor.

Traté de encontrar algo con la luz de mi linterna, cuando de repente pude vislumbrar una figura humana en el fondo de la fábrica. El corazón me dio un vuelco y apenas pude reprimir el "JODER" que se me escapó a voz en grito.

COÑO, MATEO, MENUDO SUSTO ME HAS DADO —le grité, furioso y avergonzado de mi propio sobresalto.

Ahí estaban Mateo y Alex, la extraña chico-chica con la que apenas había cruzado palabra. Tampoco es que Mateo fuera especialmente amigo mío, pero bueno. Ahí estaban, pues, sospechosamente solos en la oscuridad, muy cercanos el uno al otro. Y debajo suya...

Eh... ¿qué es eso? —pregunté, sabiendo que la parejita no podría escucharme. —¿Es una trampilla?
leed ):<:
- - - -
Off rol: por fin el grupo de la planta baja tiene algo que hacer ): sé que es una caca de post pero quería unir a todos y eso ):: Vosotros veréis cómo seguir, entonces.

Pd. No hace falta decir que los que suben a la planta de arriba se encuentran con Fausto y Alejandro, ¿no? Y, obviamente, viceversa. Lo digo por si acaso (?)
avatar
Perra
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 88
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 07/05/2014
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Bianchi el Vie Sep 05, 2014 12:09 pm

<3:
Vianey Días Leon //16 años //♀//d4f783

Un poco de su pasado :

Hija de padres separados, menor de 2 hermanos, la vida no podria ser diferente, decidio quedarse con su madre como toda niña eligiria, pero siempre visitaba a su padre y hermano mayor, pero eso si no le falto nada, es mas es la consentida de su padre ¿y que padre no lo haria? y blanco perfecto para las travesuras y bromas pesadas de sus hermanos aunque estas no pasaban de mas alla, ya que pagarian platos rotos después.
Fue instruida en un colegio para damas toda su primaria, pero creyeron que debia aprender a socializar con los del otro genero, no viviria para siempre entre flores y chicas, asi  que paso a un colegio mixto, al principio se le hizo algo incomodo, pero con el pasar del tiempo se acostumbraría, aunque tiene mas empatía con las chicas, ya que los chicos les recuerda a sus hermanos, académica mente fue una chica regular y trataba de pasar desapercibida como cualquiera, de cierta forma le llamo la atención conocer muchos y diferente lugares y cosas que ver, asi mismo se unió al equipo de atletismo, ya que era veloz, no por nada había correteado como loca para salir ilesa de las tantas carreras o corridas de toros por la ciudad y todo solo por compartir pasatiempos con sus hermanos.

Personalidad: 
Es de aquellas chiquillas agradables por donde la veas, de perfil pasivo y le da igual lo que digan de ella, o almenos lo disimula muy bien, Puesto que no le importa si es popular, neutra o nerd;  no suele meterse en lios o peleas, ya que huira de ellas , no es que sea cobarde solo que le fastidia que le jodan el dia y piensa que es mejor huir de eso, siempre trata de ayudar a los demás en lo que pueda y le agrada sentirse útil, suele ser obediente por lo que trata de hacer lo correcto a su parecer, mantener un buen promedio  a de tener ya que según para ella el estudio pueda que la lleve a otros lugares, además con ello puede molestar a sus hermanos gilipollenses, algo optimista y pudorosa, solo en confianza puede hablar cualquier lisura que se le venga en gana y asi se atreve hacer mas ella .


La mayor parte se la pasa observando a su alrededor y pensando, como si estuviera en las nubes, no obstante esta analizando cualquier cosa y de ese pensamiento se basa o lo relaciona con lo aprendido, es una buena oyente ya que ella no tiene mucho que decir a menos que le pregunten, es de esas personas que le sacan información por cucharadas, No suele cabrearse mucho a menos que le hayas hecho algo sumamente pesado por lo que simplemente estará discutiendo con esa persona o simplemente la evitara, para ella más le valen las acciones.
 
Por qué han decidido ir a la fábrica:
Pues es le pareció algo crush ver que la presidenta y los demás  tenían pelotas para ir aquel lugar, asi que le dio cierta curiosidad de ver aquel polvoriento y viejo sitio, no le gustaria perderse el rostro de miedo de todos sus compañeros, además aposto con sus hermanos en traer algo novedoso de aquel lugar.

Relaciones con el resto de personajes:      
♣ Dania Ceparro: fue la primera en ser buena con ella, además de ayudarla de vez en cuando con algunas tareas, en cierta forma la admira y por ser una buena líder, le gustaría tener esa cualidad, además de parecerle muy mona <3 y imaginandose como una hermana que nunca tuvo ?
♣  Natalia Vivas: es  parte  de sus amigas, con ella comparte gustos en lo que son animes y videojuegos, de evz en cuando juegan partidas, la considera una simpatica y no le molesta en lo absoluto su gran mente abierta de emparejar a los chicos, es divertida su forma de pensar.
-Manuel Flores: es un buen tipo, le suele ver en las mañanas junto con otro compañero, cuando suele entrenar para sus carreras o pasear.
- Hermanos faustos, les concidera polos opuesto ya que alejandro es el vicepresidente alguien de carcater, mientras que fausto, suele verlo aveces solo o haciendo cosas raras, dandole un impulso de espiarlo.
-Mateo lujan es bueno con la raqueta, al principio penso que era una chica, mientras que Alexandra un chico.
Apariencia física:
De apariencia delicada y débil, no obstante tiene fuerza en las piernas,  contextura delgada de 1.68 cm, tes blanca con un cabello largo y chocolatozo, que lo lleva algo alborotado,  poseedora de unos ojos perezosos cafes claros y nariz respingada, suele vestir casualmente y como debe.
Vianey
Via

Gustos/disgustos:
+ Las caminatas y con el pesar de los años las corridas de toros por la ciudad
+ el cafe con leche, los jugos con leche, el yogurt y su tienda preferida es Starbuck.
+ le gusta la musica clasica en especial escuchar el violin combinada con otros generos.
+ Cualquier animal adorable menos los peligrosos.
+ leer fanfict y mangas, el anime y videojuegos
+ Manualidades y demas cosillas que la entretengan
+escuchar diferentes historias, ya sean de libros, experiencias, leyendas etc.
+ Viajar y las cosas Monas
- Le disgustan y teme a las serpientes
- Que le obliguen de mala gana hacer algo que no quiere
- Los jarabes o pastillas amargas
- Los esparragos
- Que le rompan los timpanos
-  Que le fastidien hasta joder sus nervios 
- Los pelotudos (?) 


Extras:
-Corre porque asi se siente libre  y capaz de alcanzar cualquier cosa, se esta maquinando la idea de ser mochilera y ver el  mundo a pie.
-Le gusta el aire romper contra su piel
-Odia cuando sus pies estan frios o se le escarapela el cuerpo
-No sabe nadar
-No usa maquillaje ya que le da comezón, apenas usa rimer para las pestañas.
-Le gusta escuchar musica instrumental de violin, ya que no se aprende mucho las letras le gusta mas la melodia de cada canción.
- Le llamo la atención el tenis pero tuvo una mala experiencia con las pelotas. Ya que una vez fue a buscar una en la noche y cerca de esta aparecieron unos ojos rojos, y salio huyendo ... por lo que nunca supo que fue (?)
- le gusta la playa sentir la arena y agua sobre sus pies.
- Suele decir algunas cosas cuando esta dormida,mayormente cosas que  le llamo la tencion.
-aveces siente curiosidad por aquellas personas que andan fuera del grupo, es como si quisiera ver cada escencia interna de sus compañeros.
-Le gusta los colores verde jade , matizes y pasteles.
-Fotografia cosas que le llamen la atencion o fotos del momento y suele guardarlas en una cajita. Suele guardar con aprecio las cosas.
Apariencia física:
De apariencia delicada y débil, no obstante tiene fuerza en las piernas,  contextura delgada de 1.68 cm, tes blanca con un cabello largo y chocolatozo, que lo lleva algo alborotado,  poseedora de unos ojos perezosos cafes claros y nariz respingada, suele vestir casualmente y como debe.
Vianey
Via

Gustos/disgustos:
+ Las caminatas y con el pesar de los años las corridas de toros por la ciudad
+ el cafe con leche, los jugos con leche, el yogurt y su tienda preferida es Starbuck.
+ le gusta la musica clasica en especial escuchar el violin combinada con otros generos.
+ Cualquier animal adorable menos los peligrosos.
+ leer fanfict y mangas, el anime y videojuegos
+ Manualidades y demas cosillas que la entretengan
+escuchar diferentes historias, ya sean de libros, experiencias, leyendas etc.
+ Viajar y las cosas Monas
- Le disgustan y teme a las serpientes
- Que le obliguen de mala gana hacer algo que no quiere
- Los jarabes o pastillas amargas
- Los esparragos
- Que le rompan los timpanos
-  Que le fastidien hasta joder sus nervios 
- Los pelotudos (?) 


Extras:
-Corre porque asi se siente libre  y capaz de alcanzar cualquier cosa, se esta maquinando la idea de ser mochilera y ver el  mundo a pie.
-Le gusta el aire romper contra su piel
-Odia cuando sus pies estan frios o se le escarapela el cuerpo
-No sabe nadar
-No usa maquillaje ya que le da comezón, apenas usa rimer para las pestañas.
-Le gusta escuchar musica instrumental de violin, ya que no se aprende mucho las letras le gusta mas la melodia de cada canción.
- Le llamo la atención el tenis pero tuvo una mala experiencia con las pelotas. Ya que una vez fue a buscar una en la noche y cerca de esta aparecieron unos ojos rojos, y salio huyendo ... por lo que nunca supo que fue (?)
- le gusta la playa sentir la arena y agua sobre sus pies.
- Suele decir algunas cosas cuando esta dormida,mayormente cosas que  le llamo la tencion.
-aveces siente curiosidad por aquellas personas que andan fuera del grupo, es como si quisiera ver cada escencia interna de sus compañeros.
-Le gusta los colores verde jade , matizes y pasteles.

-Fotografia cosas que le llamen la atencion o fotos del momento y suele guardarlas en una cajita. Suele guardar con aprecio las cosas.


//Casa - Fabrica ?//
-Sola-

La hora acordada fue antes de medianoche, en realidad ni recordaba, la cuestion fue un gran retraso que llevaba, me levante presurosa renegando del tiempo que habia transcurrido *Hostias... ya es tarde, Naty y los demas, habeis entrado hace horas*; tome unos jeans ajustados, una blusa de encajes , mi jersey pastel preferido y unas convers rojas las que me ayudarian en mi largo recorrido.
Baje a la primera planta de la casa, encontrando ahi a mis dos inutiles hermanos - Me voy en verga, ya es demasiado tarde, si que sois bien pendejos como para no avisarme la hora- frunciendo mis cejas, se lo habia repetido muchas veces a Nathan, creia que un enfermo mental lo recordaria mucho mas que él;  busque  las cosas necesarias para aquella pequeña expedición, tome mi bolso, echando una botella de agua, una pequeña camara sony de alta resolución, no sabeis como amaba esta camara, me daban una excelenes fotos y para variar podeis ponerles diferentes efectos para complementar, un block de notas junto con un lapicero talvez penseis ¿Quien podria ver en la oscuridad? pero almenos sirve para garabatear aunque ea un dibujo, mi celular y una bolsa negra por si es que debiera traer algo muy sucia o repugnante.
- Vaya que buen humor teneis...- dijo mi hermano del medio "Nathan" con una risa burlesca, -Habiamos pensado que no irias capullita... o es que aveis muchos tios para cojer en aquel lugar- agrego Careb codeandose junto con Nathan, eso iba lejos, pero no lo habia pensado,hize una pequeña mueca agregando - No haveis hablado en serio...Como sea cuando regrese quiero una gran pizza familiar doble queso y todas esas chorradas que ponen- me cruze de brazos para que vena que iba a enserio con lo de la apuesta

- Solo si traeis algo interesante..- interrumpiendo Nathan -Como una fotografia de una chica bien agarrada- y ambos rieron al unisono, no evite hacerlo igual , sin mas pase a retirarme, no obstante Careb me dio dos cosas : una soga, una venda y una linterna -Siempre es bueno llegar algo contigo, sobre todo si sois alguien torpe- dije y despues agregarlo a mi inventario, si que es un hermano considerado -Gracias...y que te folle un pez- dije sacandole la lengua, con una sonrisa burlona, ambos se despidieron y cruzaron sus dedos para que no cumpliera la apuesta.

En viento rompia contra mi cuerpo, iba a toda velocidad, hacia aquel dichoso lugar, en el camino decidí escribirle algo a nathali, por lo que le envie un mensaje de texto, hubiera sido un twit, d eno ser que soy algo pobre para tener internet en mi móvil.


To : Nathy escribió:TO: Nathy
¿
En que parte de la fabrica estais? ...Via



Decidi tomar un atajo seria mas rapido que ir por la puerta principal, llegue  sumamente agitada de tanto correr al igual que mi cabello algo desarreglado, como sea me introduci por uno de los ventanales de la vieja fabrica, no sin antes coger la linterna y despues encenderla, para mi mala suerte la luz de la linterna emitia un color azulado, esos hijos de p*ta la habian pintado, aprete uno de mis puños conteniendo mi fastidio, sin mas suspire, no veia mas que puras cajas y grandes maquinas de color azul debido al defecto de la linterna, lo menos que podia hacer hasta ahora era explorar o encontrar al grupo.


Última edición por Bianchi el Sáb Sep 06, 2014 5:59 pm, editado 1 vez
avatar
Bianchi
Roler
Roler

Mensajes : 680
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 14/01/2012
Edad : 23
Localización : ._. que te importa!!
Humor : LOL -meme toys-

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Adeline el Sáb Sep 06, 2014 1:36 am


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Calles del puebloHomoFábrica
Sola Con Mateo, Alex y Gabo



Sentada en una acera, contemplando el asfalto y levantando la mirada cada cinco segundos en busca de la silueta de cierto vehículo que nunca apareció... ¿Cuán largo se había hecho el rato desde que te habías postrado ahí, Danae Sofía? Te valía, para el momento ya estabas acariciando la idea de aprender a arrear una mula para hacerla tu medio de transporte oficial.

Tenías en cuenta que el sol se había puesto hace ya varios minutos…¿Minutos? Sí, al menos media hora, cosa que tú habías concebido como unas…tres horas, más o menos. El pensamiento de no poder llegar para burlarte del cara de tortuga y convertirte tú en el hazmerreír por no haber asistido a la reunión de la fábrica comenzaba a hacer estragos con tu paciencia y nervios, los cuales ya de por sí habías flexibilizado ¡Pero es que no podías culparte! La idea de que Tete pudiese llevarte allá y poder bajarte como toda una princesa de su carruaje te hacía demasiada ilusión como para descartarla así como así. Aparte, confiabas en tu pseudo-hermano mayor como para dejar tu vida entera en sus manos si era necesario.

Pero bueno, a decir verdad lo único que querías en ese momento era formarle la bronca del año al capullo ese por haberse atrevido a plantarte precisamente la noche en donde podrías brillar.

Bufaste con fastidio, hinchando tus –ya rosados por la molestia– cachetes a lo que te levantabas de allí con notable indignación. Era hora de encaminarte a la fábrica tú sola. — ¡Este tío se las va a ver conmigo!  Es que no lo perdono ¡Que no lo perdono! — Expresaste presa de tu enfado en cuanto lo único que podías escuchar era el constante sonido del tacón de tus sandalias chocando contra el asfalto, oh, y desesperantes cigarras por todos lados taca taca taca, cri cri cri hasta eso te ponía ansiosa, tenías que acelerar el paso y confiar única y exclusivamente en el escaso sentido de la dirección del que eras dueña ya que, para ser honesta contigo misma, sólo podías adivinar la ubicación de tus amigos ahora mismo.


Aparte de eso, estaba oscuro y a duras penas contabas con la tenue iluminación de uno que otro poste de luz en las calles. Postes que, calculabas, habrían recibido mantenimiento por última vez el año de matusalén.
O sea, hace mucho.


En un par de ocasiones te detuviste a mirar a tu alrededor con el objeto de ubicarte y, de paso, a servirte como bocadillo de la abundante plaga que parecía querer echarse encima tuyo como ejército vietnamita. ¡Es que claro! Eras la única cosa viva que andaba por ahí a estas horas, el resto de las personas eran viejos que se dormían como a las siete o unos pringaos miedosos que sólo sabían cagarse en las patas cuando caía la oscuridad. Lo que no consideraste es que era sábado por la noche, que podrían estar haciendo “otras cosas”.

A la final tuviste más suerte de la que pensabas porque al parecer escogiste la trayectoria correcta. Sacaste tu móvil y con eso te apañaste porque todo estaba más oscuro que antes. Sonreíste con amplitud al iluminar y encontrarte justo con lo que buscabas: una senda…espera, ¿Por qué sonreías? …estabas muy enojada, ¿Recuerdas?

Hiciste un puchero para volver tu atención al sendero de tierra y supiste que había sido pisoteado hace poco por una cantidad vasta de personas, podías deducir que tus amistades. Y si no eran tus amigos, sería algún clan dedicado a sacrificar vírgenes o algo así. Como sea, cualquiera de las dos cosas te servía.
No deben estar muy lejos


Lo seguiste sin vigilar mucho tus pasos y aceptaste la posibilidad de estar llenando todas tus sandalias de arena, más no le diste importancia, eres Danae Tarifa, de todas formas. — Y ahí iba Dae, en busca de sus amigos, desamparada ante la fría e impredecible profundidad de la noche —. Como buena protagonista, te tomabas la molestia de narrar tu propia historia al posible público que estuviese siguiéndote en tus aventuras.  — Incluso si el más querido de los seres para ella la ha traicionado ¡Ella es fuerte! ¡Ella es única! Ella…consiguió dar con la fábrica sin ayuda de nadie —. Pegaste brinquitos, la emoción se adueñó de ti de inmediato ante el panorama del viejo y demacrado edificio.
¡Pero qué ASCO daba!


Era tal cual lo habías imaginado, Gabriel tendría que retribuirte todita la razón y eso era más que hermoso.




Hiciste uso de tu pequeña complexión para colarte al edificio por algún agujero que tenía el edificio por detrás y una vez dentro reprimiste las tremendas ganas de vomitar que atacaron tu estómago en ese segundo. El olor a humedad, óxido y… ¿Cosas muertas? era tan asqueroso como asfixiante para ti. — Es perfecto —. Cuchicheaste amenizada pero con voz nasal al estar sosteniéndote la nariz con los dedos. Sí, entre más escrutabas el lúgubre lugar con la mirada y a medida que te tropezabas con toda esa chatarra y cosas demacradas esparcidas por el suelo, más te convencías de que, tal como lo imaginabas, el lugar estaba peor por dentro que por fuera.

Y claro, te entraron ganas de recorrértelo de cabo a rabo, en busca de algún indicio de algo mejor que hacer. Y de ratas. Las ratas espantaban a la gente y eso a ti te causaba mucha gracia. Hehehehe.
En fin…tu móvil moría y sólo te quedó sacar de tu bolsillo una bien preparada barrita luminosa de color fucsia que pusiste a cargar con el sol todo el día

Mientras sonreías ante imágenes aleatorias en tu mente, te diste cuenta de que había dos siluetas por donde tú investigabas. Dos figuras muy familiares que identificaste de inmediato tan sólo con puntualizar la diferencia de tamaño.
¡TEEEEETEEEEE!

No fuiste cuidadosa al regular el volumen de tu voz, en consecuencia, el apodo que le tenías repicó haciendo eco en las paredes del edificio, de seguro el resto de las personas pensaría que este era el despertar de un dragón…uno pequeño y…rosa.

No demoraste más en ir y pararte en frente de la feliz pareja con las manos en la cintura, les hiciste entender con la mirada que no estabas nada contenta.  Frunciste el ceño y la nariz en un infantil gesto y dirigiste la mirada al traidor. — ¡Tú! —. Apuntaste tu dedo índice hacia su rostro. — Yo pensaba que eras un hombre de palabra, Tete, pero me has dejado plantada por…por… —. Te quedaste sin palabras para definir a Alex, a lo que dramatizabas en un tono digno de novela mexicana ¿Mexicana? ¿Pero no que estaban en España…?... y señalaste con los brazos a la…el…la quimera a su lado.
A continuación, dirigiste una mirada a la susodicha de aspecto andrógino que, por cierto, siempre lograba confundirte. — Alex Gisbert… —. Tomaste una gran bocanada de aire que acabó repletando tus cachetes además de tu pecho, –lo que no sabías es que más que verte amenazante te hacía ver como paloma– y no demoraste en empezar a mover los puños de forma circular en su dirección mientras nuevamente pegabas saltitos al ser tan bajita — ¡Te reto un duelo por el corazón de Tete, venga! ¡Vais a ver que puedo ser más fuerte de lo que parezco! —. Expresaste a la que estabas segura era la culpable de todo este asunto, aislada por completo de la situación y el propósito por el cual se encontraban acá. Por el cual te encontrabas acá.

Afortunadamente, ese propósito vino solito a ti.


COÑO, MATEO, MENUDO SUSTO ME HAS DADO

Te diste la vuelta para darte cuenta de que tu presa había hecho acto de presencia. — Vaya, vaya ¡Pero si mirad qué tenemos aquí! —. Te sonreíste con picardía y observaste al cabrón de reojo, adoptando tu posición de altivez una vez más — Cara de tortuga, no sé si soy yo pero no se te ve muy feliz ¿Qué ha pasado, tío? —. Era evidente, no lo decías con preocupación real — ¿Tampoco encontraste tu dignidad aquí?
avatar
Adeline
Roler
Roler

Femenino Mensajes : 79
Reputación : 25
Fecha de inscripción : 20/09/2013
Edad : 19
Humor : You. ARE. HENTAAAAI!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Penguin el Sáb Sep 06, 2014 8:36 pm


- Primera planta || Con su hermanito que se cayó de chiquito. -


Bien bien bien. De un modo u otro había terminado haciendo lo que menos esperaba hacer. Cooperar con su hermanito en la expedición por la fábrica en busqueda de sus queridos fantasmas y todo eso. Bien, hasta ese punto era algo esperable de su parte por ser parte de su deber como hermano mayor por muy adoptado que fuera. 


Pero de ahí a haber dejado a sus amigos atrás simplemente enviandole un mensaje a la linda representante de la clase y ya era algo que no esperaba del todo hacer cuando llegó al lugar, pero bueno. No quedaba de otra en ese momento que seguirle un poco el juego a Fausto y luego largarse por donde vinieron antes de que hiciera un desastre o algo.


Algo que agradecía al menos de haber subido es que el ligero aroma desagradable que percibía antes ya no estaba, lo cual era bastante agradable después de todo. Observó con cuidado el lugar aún desde las escaleras, vigilando a su hermano de vez en vez para cuidar que no se fuera de loco por ahí. 


Al parecer la fábrica era una simple fábrica normal, con un aspecto semi-moderno. Sino fuera por tanto rumor y todas esas cosas, cualquiera pensaría que simplemente estaba clausurada temporalmente y desde hace no mucho tiempo, excepto por todo ese polvo y telarañas nada confiables. Pero vamos, que había tanto escándalo alrededor de esa fábrica que por normal que pareciera, nadie entendía razones y se inventaba cosas paranormales y así... como Fausto. Oh bueno, no podía hacer nada, pero no por eso iba a dejar de ver el lugar y husmear por ahí. No había ido para nada después de todo. Y vaya vaya, entre los cajones había cosas interesantes.


Guardó la navaja que había encontrado en sus bolsillos discretamente, esperando a que su hermano no notara lo que estaba haciendo, o sino seguramente no se lo quitaría de encima un buen rato por una u otra razón. Pero no podía dejar pasar la oportunidad de tener una navaja gratis por si acaso, y presentía podía ser útil para muchas cosas. 

Como fuera, cerró ese cajón por mientras antes de comenzar a abrir y cerrar los cajones de los otros escritorios a la par que vigilaba a su hermano que al parecer había encontrado algo que leer y que le mantuviera parcialmente quieto. Lo más quieto que su hermano podía estar. Como fuera, se mantuvo atento a las escaleras igualmente, escuchando al parecer el sonido de alguien subiendo. Dejó de inspeccionar los cajones de los escritorios para observar quien podía ser el causante del ruido, o quienes. Seguramente sus compañeros como... oh si, Manuel. Mmh... wait, nada de sonrojarse, no. Se mantuvó lo más estoico posible entonces.
avatar
Penguin
Roler
Roler

Masculino Mensajes : 9
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 25/06/2014
Edad : 23
Localización : Donde los pingüinos vuelan.
Humor : Tan negro que me robo la tele.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Bobencio el Lun Sep 22, 2014 12:07 pm


Ξ Fabrica || En el otro piso. Ξ
{ Con: Nadie realmente, solo su subconsciente y Onii-chan, kya. }
- - - - -

Entre la excitación del momento y el espíritu de aventura que al pelinegro le invadía en el momento, los movimientos de Fausto se volvieron un poco mas frenéticos con cada acción que hacia. Le gustaba el lugar, le parecía interesante, pero, claro, debía tener respeto por aquella fabrica y quienes podían vivir allí.  — Perdón... — Antes de comenzar con su búsqueda el chico pálido simplemente pidió un permiso, algo extraño, pero necesario en su cabeza. Antes de ir por el tesoro se quedó viendo un rato a Alejandro con curiosidad en sus acciones mientras se debatía en que hacer. — No dejéis que nada le pase ¿bien?   — Miró a el vacío y finalmente se alejo unos pasos a su camino. Por ser el menor usualmente era él quien se metía en problemas, era él quien se le tachaba de aventurero estúpido que no podía hacer nada mas que meterse en problemas y era él quien tenia aquella reputación de ser "molesto y raro" pero en general, Fausto, simplemente pensaba que era una fase, un juego. Gracias a todo ese prejuicio la gente no podía verlo como era en verdad. Se preocupaba por Alejandro como cualquiera lo haría y si podía, lo cuidaba. El chico sabia que su hermano podía ser un estúpido o simplemente un tonto de mal humor que hace casi todo por las malas.

Pero simplemente lo amaba y de algún modo le hacia vivir.

Seguía pensando mientras se adentrabas poco a poco la lugar, observando a los lados y agradeciendo que hubiera mucha mas luz que en el piso de abajo. Hizo algunos movimientos con cuidado tratando de no hacer un gran desorden entre lo que se encontraba y visualizando mas a fondo su ambiente. — Oye, pero... si odio a alguien simplemente por eso ¿no seria raro? — Se agachó buscando por si había algo interesante por allí. — Ya lo haces, no es tanto. Si lo piensas bien. — Movió sus manos palpando la superficie del suelo y viendo si por ahí había algo mas. — ¡Pero eso es un poco enfermo! ¡Hasta yo lo sé siendo que soy... yo! — Dejó un pequeño gruñido salir de su boca al no descubrir absolutamente nada. — Eh, no te enojes. Simplemente estas hablando contigo mismo ¿no crees que eso es tonto y da pena? — Se levantó, haciendo un sonido pesado cuando se dio con algo encima de si: Un escritorio. — ¡Auch! — Pasó su mano por la zona del impacto medio lloriqueando. — Sé que lo es, pero no puedo hacer nada mas ¿sabes? A los otros no les gusta mi actitud, siquiera sé qué hice mal ¿acaso son mis gustos? — Hasta su subconsciente le criticaba, era algo sorprendente.


Pues, cambia.

¿Cambiar? ¿Para qué? Amara mucho a Alejandro, pero, no es tanto como para sacrificar su personalidad. También quiere tener amigos ¡gente que lo quiera! Que sea corpórea, por supuesto, pero era mas que claro que ello se veía como si fuera un sueño a años luz de distancia. — Prefiero quedarme... así. Digo, ser como los otros ¡social y carismático! No me va en lo absoluto. Me pongo nervioso cuando hablo con otros que no sean conocidos. En fin. — Al estar parado divisó unos papeles ¡laaaargos archivos! Los tomó y leyó bastante concentrado.

Al pasar unos minutos de lectura devolvió una que otra mirada a Alejandro por si estaba haciendo algo que podía ofender a quienes estaban allí. — Hmm... Eva ¿eh? ¡¿DESDE CUANDO ESTO SE VOLVIÓ EVANGELION?!

Guardar las hojas en la chaqueta para leerlo a fondo en casa, seguir investigando... ¿no hay algo en el suelo?

Guardaste los papeles y agachándote cuando notó algo extraño en el suelo. Escuchó unos pasos. Buscó rápidamente con sus ojos lo que había observado de la nada, ayudado por la luz de la noche. Tenias que apurarte si quería huir de la situación social porque después de todo Fausto sabia que quizás, solo quizás (con una alta chance) que Alejandro prefería a sus amigos antes que él mismo. Le dolía tener aquel pensamiento pero se debía ser lógico.
avatar
Bobencio
Roler
Roler

Mensajes : 33
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por L U C H O el Mar Sep 23, 2014 12:15 pm

{Mánu} {#71d2a7} 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
— Fabrica abandonada | Llegando a la segunda planta  
Caminando con Dania, encontrandose con Alejandro y Fausto
- - - - - - -

Parecía como si hubieses descargado sobre Gabriel enojo acumulado, pero es que realmente este era de los peores sitios en los que habían acabado metidos, — ¿No podía elegir un plan mas normal? joder. — pensó tratando de excusarse, quizás se había pasado... aunque nada que una ronda de cervezas pagada por Manuel no pueda arreglar, ya cuando vayan saliendo se irían de tapas por ahí y le hablaría de su invitación. Arreglar las cosas con Gabo le costaría un poco pero tampoco era imposible, después de todo son colegas ¿no?

Hey Manu hace rato querías la linterna de Gabriel, así que ten, macho— Al escuchar la voz de la pelirrosa se alejo de los pensamientos sobre como compensar a su mejor amigo y recibio la linterna — Vale, vale. Tratare de ser el mejor de los guías. — Le respondió mirándole en la oscuridad a la vez que le sonreía, aunque por un momento se pregunto si Dania también considero algo dura su actitud de hace rato. De todas formas, no iba a preguntarlo.

Tampoco quería que pensaran que lo de hace rato pueda considerarse un problema.

Conforme fueron avanzando se hicieron mas notorias las voces que comenzaron a escucharse, no muy lejos de donde se encontraban seguramente debía estar Alejandro... a Manuel le tomo por sorpresa que Dania inmediatamente diese una carrera hacia las escaleras para encontrarlo y por poco deja caer al suelo la linterna (por suerte la cacho antes de que sucediera un accidente), se debieron escuchar claramente sus pasos al correr por las escaleras.

Y así al encontrarse en el nuevo piso Manuel uso la linterna para apuntar al pelinaranja que aun en la oscuridad era facil de encontrar — Aquí estas. — Dijo levantando las cejas, esa había sido una búsqueda facil... aunque... había algo que no encajaba — ¿Con quien hablabas? — Pregunto empezando a pasear la linterna por el lugar, hasta encontrarse con la figura delgada y baja que pertenecía al hermano de Alejandro, con la poca iluminación y el mal rollo del lugar Manuel no pudo evitar exaltarse un poco al verlo ¿Acaso los había seguido o algo por estilo? — Ah, buenas Fausto. — Saludo fingiendo que aquel sobresalto que tuvo al verle no ocurrió.

Miro de reojo a Dania, esperando que fuese ella la que decidiera decirles sobre la noticia de la noche.
avatar
L U C H O
Moderador
Moderador

Masculino Mensajes : 592
Reputación : 120
Fecha de inscripción : 22/01/2012
Edad : 21
Humor : poto

Ver perfil de usuario http://mr-vaporwave.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Capítulo 0 - Intrusión [Rol]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.